Foto: CanalFEB

El Ávila ha perdido por 53 a 59 puntos su duelo ante el Hospitalet en este quinto choque de lucha por salvar la permanencia.

No era un partido más en el Carlos Sastre. Los locales rendían homenaje a dos de sus referentes, el capitán Bernardo García Álvarez, que llegaba a los 100 partidos con la camiseta verde y a su segundo entrenador, Mauricio Velayos, que tuvo un papel protagonista en el último cuarto el día en el que se sentaba por vez número 200 en el banquillo del Öbila Basket. Atenazados por la importancia de la cita, los de Sergio Jiménez no hicieron acto de presencia en el primer cuarto. Las sensaciones no pudieron ser peores en el inicio. La magnitud de la cita, en un duelo directo por la permanencia contra L´Hospitalet, amilanó a los abulenses en un primer cuarto para el olvido. Un 3-11 de parcial en apenas cuatro minutos obligó al técnico abulense a pedir una tregua en forma de tiempo muerto. L´Hospitalet no pudo continuar con su voracidad ofensiva y el partido entró en un letargo del que solo Harold Cazorla y Alfonso Ortíz querían despertar. El 5-16 con el que se cerró este primer periodo dejaba muy tocado a Óbila pero a base de garra y coraje se metió de nuevo en el partido aunque nunca estuvo por delante en el marcador. La mejoría se hizo notar antes del descanso, encontrando la fluidez en ataque. Sin embargo, el acierto exterior de un inspirado Iván García (3 triples al descanso, 16 puntos al final) mantenía las diferencias por encima de los diez puntos (20-33).

Tocaba sufrir y remar para intentar lograr la victoria o, al menos, reducir esas rentas de cara al basket average final que puede decidir el descenso en una LEB Plata igualadísima. Los castellano y leoneses salieron con ánimos renovados de vestuarios y empujados por el aliento de la grada fueron a dar guerra hasta el final. Con Faye como referente, se sucedían los intercambios de canastas pero un último minuto mágico, con dos triples de Mulero y Cazorla, renovaban la emoción del partido con una racha de 9-1 (38-45, min. 30). Con todo por decidir, L´Hospitalet se encomendó al acierto de un Covington bien defendido pero capaz de sumar, punto a punto, lo suficiente para que su equipo se llevara el triunfo. Diop conoció de primera mano la habilidad taponadora de Faye pero la técnica a un desquiciado Sergio Jiménez, que veía como su equipo podía meterse en partido y no compartía el rasero del trío arbitral, acabó por sentenciar las opciones de un Óbila que tendrá que ganar lejos del CUM Carlos Sastre si quiere seguir soñando con la permanencia.

El Ávila tendrá que pensar ya en el Vic, su próximo rival, ante el que se medirá el próximo sábado 30 de marzo a partir de las 20.15 horas.