Ademar jugó su último partido con mascarilla

Tras un fin de semana de intensas gestiones y búsqueda de soluciones, responsables de las Consejerías de Presidencia, Sanidad y Cultura y Turismo han mantenido una reunión con los Servicios Jurídicos de la Junta de Castilla y León, para analizar de forma pormenorizada la normativa vigente en relación al uso de mascarilla en la práctica deportiva, tras el acuerdo adoptado la pasada semana que obliga a utilizarla en recintos cerrados.

Fruto de esta reunión, se ha acordado interpretar dicha medida, de carácter general, considerando que está excepcionada para los entrenamientos y competiciones de ámbito estatal e internacional no profesionales, así como aquellas competiciones de ámbito autonómico que desemboquen en fases de ascenso o clasificatorias para estatales, los cuales no están sujetos al uso obligatorio de mascarilla.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Se considera, asimismo, que la alusión del Protocolo del Consejo Superior de Deportes a la potestad de las comunidades autónomas para implantar medidas más restrictivas ha de entenderse limitada a momentos o situaciones excepcionales y cuando así se regule de manera específica por la Consejería de Sanidad.

Por tanto, a día de hoy, no existe la obligación del uso de mascarilla en las reseñadas competiciones, en ningún municipio de la Comunidad.

En los protocolos de las Federaciones Deportivas Españolas, organizadoras de las mismas, se hace especial mención a las medidas de higiene y prevención para la contención del virus, así como al control de la trazabilidad de los miembros de los equipos participantes en estas competiciones. La Junta espera contar, además, con la total colaboración de las entidades deportivas de Castilla y León para extremar todas las precauciones en la actividad deportiva.

El consenso sobre esta interpretación, coincidente con la propuesta inicial de la Dirección General de Deportes, avalada por los Servicios Jurídicos, y ratificada por la autoridad autonómica en materia de salud pública, resulta conciliadora con el resto del territorio nacional. Asimismo, posibilita que el entrenamiento y la competición estatal e internacional se celebren en Castilla y León en condiciones de normalidad y equidad, homogeneizando las normas respecto de los demás territorios.

Por el momento, el uso de mascarilla para otros niveles deportivos, y para la actividad física y deportiva no federada u oficial, en espacios e instalaciones cerradas, continúa siendo de obligado cumplimiento.

Esta decisión llega tras la queja de los concejales delegados del Área de Deportes de los ayuntamientos de las capitales de provincia de Castilla y León –Ávila, Burgos, León, Palencia, Salamanca, Segovia, Soria, Valladolid y Zamora- y de los municipios de Benavente, Miranda de Ebro, Ponferrada y Toro han solicitado en un escrito que la Junta de Castilla y León reconsiderase la normativa aprobada la pasada semana, que establece el uso obligatorio de la mascarilla en el desarrollo de actividades deportivas.

Entendiendo que la normativa se realiza para proteger a toda la ciudadanía, hay normas que, aplicadas al deporte, sobre todo profesionalizado, no ofertan ventajas, pero sí inconvenientes”, señalaron.