Foto: burgoscf.es

La Fundación Burgos Club de Fútbol sigue con su acción solidaria y en las últimas semanas ha enviado cinco nuevas equipaciones a la República Democrática del Congo que gracias al trabajo de la oenegé Proyecto Rubare ya visten niños de diferentes centros educativos del país africano. La Fundación muestra así su compromiso con el trabajo que el burgalés Tomás Martínez está realizando en la provincia de Kivu Norte, azotada por las guerras y el terrorismo.

Ya en verano el religioso burgalés Carmelo del Río aprovechó un viaje a Burgos para llevar medio centenar de camisetas y pantalones tanto al Congo como a Uganda, pero recientemente un número similar de equipaciones han sido remitidas para seguir con la labor que se desarrolla en el entorno de Kivu Norte.

En Kiguanja, por ejemplo, decenas de niños de un campo de refugiados acuden a aulas con paredes de madera y suelo de tierra construidas por los misioneros. Por fortuna, estos pequeños cuentan con abundante material escolar gracias a la labor desinteresada de Proyecto Rubare y desde hace unos días también de camisetas del Burgos Club de Fútbol con las que disputar sus habituales y emocionantes partidos de fútbol. Este campo se encuentra muy cerca de las principales minas de coltán del país.

También a Masisi han llegado las camisetas blanquinegras, en este caso en una zona de difícil y peligroso acceso para los misioneros europeos. O a Goma, donde los alumnos del colegio Don Bosco las lucen delante del salesiano Honorato Alonso, nacido en Rioseras hace 69 años pero que ya lleva 38 en el Congo, sufriendo hasta cuatro guerras. En Bambi-Gangi se visten desde hace pocos días de blanquinegro. Y, por supuesto, en Rubare gracias a las hermanas de la congregación San José, que en 2011 pusieron en pie la Casa Maternal de Gamonal Hermana Presentación.