El enfrentamiento en la final de la Copa del Rey, entre VRAC y Aparejadores Burgos (sábado 21.00 horas) se presenta como un emocionante derbi regional entre dos equipos de gran renombre, que son considerados actualmente los principales referentes del rugby nacional. Nadie apostaría por un favorito, aunque desde el club vallisoletano se quitan presión. Merino, entrenador del VRAC, dejó claro que la final de Valencia y el partido de este sábado es “un reto”. “Estamos funcionando mejor cuando vamos así que cuando tenemos que cumplir el expediente. Burgos es el mejor rival que podemos tener. Es el que más consistencia ha mostrado esta temporada, tiene un gran ataque…está muy bien dirigido por su 9, 10, 15…no somos los favoritos. El rival es muy fuerte e igual no hemos sido los mejores durante la liga regular, pero es una final y somos el VRAC. Apelo a que los jugadores saquen eso”.

El ambiente en la grada, está asegurado, por ejemplo Aparejadores contará con más de 1.400 seguidores.

En lo estrictamente deportivo, Aparejos hasta el momento, no ha logrado ninguna Copa del Rey y sufrió una dolorosa derrota en la final del año pasado frente al mismo rival al que se enfrentará este sábado. Por su parte, VRAC ha mantenido una hegemonía indiscutible, pero los burgaleses han emergido victoriosos en la Supercopa al comienzo de la temporada y, recientemente, han liderado la liga regular. Aunque aún quedan las emocionantes eliminatorias por el titulo, la contienda se anticipa reñida.

La final se jugará en el “Ciutat de Valencia”, estadio municipal en el que juega el Levante de Segunda División de fútbol.