El Real Burgos inició un largo proceso judicial hace dos temporadas por la suspensión de una jornada en el Grupo VIII

La Asamblea General de la Federación, celebrada el pasado 25 de julio, aprobó el calendario de la presente temporada, 2019-20. En el mismo se incluían varias jornadas a disputar entre-semana, tanto por la inclusión del Real Burgos en la competición, como para liberar fechas para los compromisos de la selección autonómica en la Copa de las Regiones U.E.F.A. cuyas jornadas de celebración estaban señaladas para los días 6 al 8 de diciembre de 2019, la Primera Fase; y la fase final entre el del 9 al 12 de abril de 2020.

Eliminación

En el supuesto de que la Selección de Castilla y León no obtuviese la clasificación para disputar la antedicha Fase Final, algo que finalmente ha ocurrido, las jornadas 33ª y 35ª, señaladas respectivamente los miércoles día 25 de marzo y 1 de abril, se trasladarían sin más trámite, a los días 9 de abril – Jueves Santo – y 12 de abril – Domingo de Resurrección.” Circunstancia que quedó plasmada a inicio de temporada en el calendario oficial de la competición.

Antecedentes

Algo similar ocurrió en la temporada 2017-18, en esa ocasión el combinado autonómico si disputó la Fase Final, y una de las Jornadas, con el visto bueno de la Territorial, podía ser aplazada o no, a elección unilateral de los equipos implicados. El Real Burgos no conforme con esa decisión, en aquel momento no se había aprobado previamente esa suspensión en el calendario oficial, recurrió esa circunstancia, y la Justicia obligó a su inclusión cautelar en la competición en la temporada 2018-19, algo que no se ha cumplido hasta la presente 2019-20.