Tras la derrota en el último minuto del domingo en Pontevedra , «la Cultu» quería lavar su imagen y soñar a largo plazo con un rival de primera división, pero para eso hay que superar todavía dos eliminatorias más. Los leoneses se han enfrentado a un rival que lleva desarrollando una buena temporada, con 4 puntos en 2 jornadas.

Se plantó el cuadro madrileño en el césped con un juego fuerte, que incluso se puede llegar a considerar como bronco. La Cultural parecía un juguete roto, que no se había recuperado del mazazo de Pontevedra. La presión del Navalcarnero era agobiante, quizá más por errores propios que por el juego ajeno, tampoco se generaron ocasiones claras de gol. Cuando todo parecía pintar peor  un centro de Hugo Rodríguez acabó en la cabeza de Aridane que adelantó el 0-1 a la Cultural.

Unos instantes después  Yeray cazó un rechace en la frontal y conectó un fuerte disparo 0-2. A partir de aquí, los locales acusaron el mazazo y llegaron varias ocasiones claras de los leoneses.

La segunda parte fue para olvidar la Cultural volvió al juego insulso del comienzo de partido…aunque con todo y con eso todavía tuvo alguna ocasión aislada. Los madrileños controlaban tocaban, pero al llegar al área se les acababan las ideas. Sólo en los últimos minutos los locales pusieron en apuros la meta leonesa.

Lo mejor el resultado y las ráfagas de juego, las individualidades, en un partido para no recordar. El próximo rival de la Cultural será el Fuenlabrada, que eliminó en los penaltis al– Inter de Madrid, tras el 2 a 2 del tiempo reglamentario y la prórroga, el partido de la segunda ronda se disputará en el «Reino de León».