Según las informaciones a las que ha tenido acceso castillayleonesdeporte.com, la celebración de las fases de ascenso desde Tercera a Segunda B, y desde Segunda B a Segunda podrían ser suspendidas cautelarmente en las próximas horas, de lo que ya habría sido advertido el Consejo Superior de Deportes (CSD) a los efectos de que se lo comunique a los organizadores de dichas competiciones, y evitar incurrir en las responsabilidades propias del organizador, de unas competiciones que no respetan presuntamente la legalidad.

Esta más que posible decisión judicial, implicaría que no habría descensos desde Segunda División «A» a 2ªB, lo que permitiría respirar a clubes de nuestra comunidad como el Numancia y la Ponferradina, que se sitúan muy cerca de esos puestos de descenso.

Igualmente las competiciones no profesionales de 2ªB y Tercera, al no contar con descensos, tampoco lo harían con ascensos, consecuencia de la medida cautelar que sin duda podría adoptarse en las próximas horas.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Antecedentes

Como sin duda conocen los aficionados, la RFEF realizó hace pocos meses una serie de modificaciones en sus Estatutos que,fueron aprobadas a finales del mes de junio por la Junta Directiva del CSD (por tanto se encuentran en plazo para que puedan ser impugnados por cualquier club) que modificaba las reglas de competición respeto de las existentes al principio de la temporada 19/20.

Merced a esta modificaciones la RFEF y las Federaciones Autonómicas dieron vía libre a la organización de unas nuevas competiciones –play off exprés– no previstas reglamentariamente al inicio de la competición.

La medida cautelar supondría la inmediata paralización de las fases de ascenso organizadas tanto por la Federacion Española de Fútbol (RFEF) como por parte de las diferentes federaciones territoriales. En el caso de Castilla y León afectaría a Valladolid Promesas y Leonesa en 2ªB y Zamora, Segoviana, Arandina y Numancia B en Tercera.

Una vez más parece que la RFEF y muchas Federaciones Territoriales podrían tener que comprender que el fútbol sólo puede desarrollarse cumpliendo y respetando la Ley.