La delegada territorial de la Junta de Castilla y León en Zamora, Clara San Damián, acompañada del  vicepresidente tercero y diputado delegado del área de Medio Ambiente y Obras Municipales en la Diputación Provincial, Javier Faúndez, han presentado hoy el Plan piloto para la depuración de aguas residuales en municipios de menos de 500 habitantes y equivalentes en la provincia de Zamora que prevé actuar en las poblaciones de Aspariegos, Cañizo, Mayalde, Moraleja de Sayago, Santa Clara de Avedillo, Cibanal, Villalobos, Valdescorriel y Pobladura de Aliste con una inversión inicial estimada en  875.000 euros. El objetivo de las actuaciones impulsadas por la Administración Regional, Diputación Provincial y Ayuntamientos beneficiarios es alcanzar cero vertidos sin depurar en la provincia zamorana.

La Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio, a través de la Sociedad de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León (Somacyl), prevé acometer el diseño y ejecución de las obras de infraestructuras de depuración de aguas residuales urbanas en las siguientes nueve localidades con menos de 500 habitantes equivalentes en la provincia de Zamora: Aspariegos, Cibanal, Cañizo, Mayalde, Moraleja de Sayago, Pobladura de Aliste, Santa Clara de Avedillo y Villalobos. Todas ellas han sido elegidas debido a que su autorización de vertido se encuentra revocada por la Confederación Hidrográfica.

El grupo de trabajo del protocolo firmado por las dos administraciones para la implantación de un programa de depuración de aguas residuales urbanas para los ayuntamientos comprendidos entre 500 y 2.000 habitantes y equivalentes seleccionó en su última reunión, celebrada el pasado 19 de octubre, estas nueve localidades zamoranas dado que las condiciones que se dan en estas pequeñas poblaciones exigen definir las actuaciones de una forma eficiente, adaptándose a las peculiaridades de cada entorno y núcleo poblacional, así como valorar y tener en cuenta que muchas de ellas están sometidas a fuertes puntas estacionales durante los meses de verano. Además, hay que tener presente la limitada capacidad económica de muchas de estas localidades zamoranas, por lo que la Administración regional ha procedido al establecimiento de un sistema que garantice un correcto mantenimiento y explotación de estas infraestructuras de tratamiento de aguas residuales urbanas con un coste asequible durante todo el periodo de su vida útil.

Las obras para construcción de las infraestructuras del tratamiento de aguas residuales en municipios de menos de 500 habitantes equivalentes cuentan con una inversión del 40% por parte de la Junta de Castilla y León; la Diputación Provincial de Zamora, que financia otro 40% del presupuesto; y los correspondientes Ayuntamientos beneficiarios, que colaboran con el 20% restante. Estas actuaciones suponen aunar en el esfuerzo de las tres administraciones con el fin de alcanzar cero vertidos sin depurar en la provincia zamorana.

En estos momentos, la Junta de Castilla y León y la Diputación Provincial, mediante el Protocolo de Colaboración entre las administraciones, disponen de un mapa de actuaciones en municipios con poblaciones entre 500 y 2.000 habitantes cuyas obras cuentan con una financiación comprometida que supera los 11,5 millones.

En concreto, se ha previsto un total de 20 acciones, de las cuales 3 proyectos están acabados en Alcañices, Castrogonzalo y Villamor de los Escuderos; 4 están en fase de ejecución en La Bóveda de Toro, Fuentes de Ropel, El Perdigón y Santibáñez de Vidriales; otras 10 obras están adjudicadas en Fuentelapeña, Montamarta, Quiruelas de Vidriales, Corrales del Vino, Ferreras de Abajo, Morales del Rey, Villabuena del Puente, Bermillo de Sayago, Carbajales de Alba y Villamayor de Campos; y, finalmente, 3 en fase de redacción de proyectos hacen alusión a las localidades de Camarzana de Tera, Manganeses de la Polvorosa y Vezdemarbán.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter