El conjunto burgalés vuelve a contar con el primera línea riojano, que cumplirá su segunda temporada como jugador rojinegro. Javier Espinosa volverá a defender el escudo del Club Balonmano Burgos la próxima campaña. El club y el jugador nacido en Logroño han alcanzado un acuerdo para prolongar la vinculación una temporada más.

De este modo, el cuadro cidiano se garantiza la continuidad de uno de sus jugadores más prometedores, que podrá seguir evolucionando a las órdenes de Nacho González en División de Honor Plata.
El UBU San Pablo Burgos sigue ensamblando las piezas que compondrán la maquinaria rojinegra en el primer año de la entidad burgalesa en la segunda división del balonmano nacional.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Trayectoria de Javier Espinosa

Llegó a Burgos el curso pasado y durante los 23 encuentros disputados demostró su talento, su potencia y su capacidad de crecimiento. Con 20 años y 1,93 metros de altura, el jugador riojano, que puede actuar en cualquier posición de la primera línea, destaca por su corpulencia, su poderoso lanzamiento y su finta rompedora. El curso pasado, además, anotó 63 goles.
El entrenador, Nacho González, sitúa a Espinosa en el «grupo de los jóvenes» del primer equipo, para quienes «esta temporada será importante», destaca. «Para él también», subraya. Entre sus virtudes, González remarca que se trata de «un jugador polivalente que puede jugar en cualquier puesto de la primera línea». Prueba de ello, es que «el año pasado ayudó mucho en el lateral derecho, aunque no es su puesto específico claro», recuerda. «Luego —continúa el técnico— defensivamente nos puede ayudar tanto en el centro como en los laterales, incluso en el avanzado, por lo tanto, esta polivalencia será importante para nosotros», concluye.

Entretanto, el logroñés se muestra «muy contento de continuar una temporada más en este equipo» y expresa su deseo de «seguir creciendo» no solo «el club, en general» sino, también, «individualmente tanto como personas como jugadores de balonmano». «Espero que tanto yo como mis compañeros nos adaptemos al máximo a esta categoría», apunta Espinosa como primer objetivo, para lo que marca la pauta de «empezar a trabajar desde el primer día, obtener lo mejor de cada uno y los mejores resultados posibles para seguir creciendo», sentencia. Javier Espinosa González (Logroño, 2000) comenzó en el mundo del balonmano cuando cursaba sexto de primaria en el colegio Escolapios de su ciudad natal, después hacer sus pinitos en el
fútbol. Ahí, en el CD Calasancio pasó por todas las categorías desde alevín hasta juvenil de segundo año. En su primer año como sénior fichó por el ULE Ademar, de Primera División, justo antes de llegar al UBU San Pablo la temporada pasada. Con la selección de La Rioja ha disputado cuatro Campeonatos de España de Selecciones Autonómicas —uno como infantil, uno como cadete y dos como juvenil— y ha acudido a dos concentraciones de Tecnificación de la Selección Española (2018).