Foto: @realvalladolid

El Real Valladolid ha firmado un empate con el Villareal sin goles (0-0), en el encuentro correspondiente a la vigésimo tercera jornada de LaLiga Santander.

Nuevo tropezón, se podría decir, del conjunto castellano y leonés, tras la estrepitosa derrota ante el colista la semana pasada. Hoy, frente al segundo por la parte baja, el Villareal, el Real Valladolid no ha sido capaz de pasar del empate a uno en su propio feudo.

Los casi 17.000 espectadores (16.840) que asistieron al José Zorrilla no puedieron, si quiera, cantar un gol de los suyos.

La primera mitad del partido estuvo falta de sal, pimienta y especias de cualquier tipo. Poco juego, poco ritmo, apenas ocasiones en ambas porterías y, si acaso, una pátina de miedo en el semblante de ambas escuadras ante el tempor del gol contrarios.

En la segunda parte, esta insípida dinámica cambió un poco. El Real Valladolid puso algo más de empeño y conforme avanzaba el reloj intentaba, sin éxito, abrir la lata. El juego no acababa siendo de nadie. No había especial emoción y, ni tan siquiera, el marcador ayudaba a encontrar la parte positiva al partido. Con todo, el Villareal estuvo a punto de silenciar al José Zorrilla con una bola que se marchó por poco.

Así acababa la cosa. Empate a cero. Marcador inmóvil, dormido incluso, desde el pitido inicial, a lo largo de los 90 minutos.

Cita importante para los pucelanos la próxima semana. Los de la capital del Pisuerga viajarán a Barcelona para medirse al líder, el Barça, el sábado 16 de febrero a partir de las 20.45 horas.