Nueva victoria del Aparejadores, la primera ante su afición en un encuentro cargado de emoción que no se resolvió hasta el mismo final en una victoria en la que fue determinante la falta de acierto de los cántabros a la hora de transformar tras sus ensayos y un Emiliano Calle que estuvo providencial para salvar a los locales en el último suspiro

Se adelantaban primero en el marcador los visitantes gracias a un ensayo no transformado de Dani Mañero a punto de alcanzar el primer cuarto de hora de encuentro, pero enseguida era contrarestado por el UBU Colina con un ensayo de Nico Herrero transformado por Emiliano Calle que ponía a los burgaleses por delante en el marcador.

No paraba ahí el toma y daca: un nuevo ensayo del Independiente, obra de Víctor Sánchez, volvía momentáneamente a poner a los cántabros por delante, pero igualmente, un ensayo de Juan Ariste transformado por Emiliano Calle volvía a poner al UBU Colina en cabeza.

Con un marcador ya de por sí ajustado, un golpe de castigo a favor del independiente se convertía en un 14-13 que tras un golpe de castigo para los burgaleses volvía a transformarse en 4 puntos de ventaja 17-13. Pero al poco ocurría un hecho clave en el encuentro: el Aparejadores se quedaba con uno menos de forma permanente por la expulsión por roja directa a Van den Berg, que además servía al Independiente para volver a estrechar la diferencia a solo un punto.

Un nuevo golpe de castigo volvía a incrementar la exigua ventaja en el marcador a 20-16, que tras un ensayo al borde del descanso de los cántabros dejaba al equipo burgalés un punto por debajo al descanso.

Un final de infarto

No tardaban tras la reanudación los locales en volver a ponerse por delante con un ensayo de Santi Salas con transformación de Calle. Un nuevo ensayo no transformado dejaba a los cántabros un punto por debajo.

Con todo tan igualado, un ensayo de Lohan Potgieter transformado de nuevo por Emiliano Calle ponía un poco de tranquilidad en el marcador, 34-26. Un golpe de castigo a favor del Independiente recortaba un poco la distancia y un nuevo ensayo ya con el tiempo cumplido ponía a San Amaro al borde del infarto al adelantar de nuevo al Independiente. Con los nervios a flor de piel finalmente Emiliano Calle aparecía para salvar el encuentro con un ensayo que valía la victoria en la última jugada del encuentro.