El Real Valladolid y Pablo Hervías separan su camino. El atacante, que finaliza contrato, no continuará como jugador blanquivioleta y se pone fin a su etapa en la entidad blanquivioleta, tras 110 partidos, entre Primera, Segunda, Copa del Rey, a lo largo de cuatro temporadas y media.

El riojano, nacido en Logroño en 1993, llegó a Pucela en el curso 2017-18 y logró el ascenso a la élite ese año en el que aportó seis goles y jugó, en LaLiga, más de 2.600 minutos. Sus goles de falta fueron un símbolo en ese tramo final y permitieron clasificarse para el playoff primero y lograr la promoción a Primera después, poniendo en pie a una grada que anhelaba el retorno. 

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Tras su paso por Eibar regresó a orillas del Pisuerga en el mercado invernal de la 2018-19 para convertirse en un vallisoletano más. Desde entonces y hasta ahora ha pertenecido a la disciplina blanquivioleta con la que ha llorado de tristeza y de alegría, ha luchado con tesón contra las lesiones.

En la recién finalizada 2021-22 Hervías disputó tan solo seis partidos en LaLiga después de varios pasos por el quirófano, de los que logró recuperarse para seguir disfrutando del fútbol.

Pablo Hervías cierra su paso por Valladolid con la mochila llena de experiencia. 55 partidos en Primera, 44 en Segunda, 4 de playoff de ascenso y 7 de Copa del Rey dan forma a sus estadísticas, más de 5.700 minutos oficiales, siete goles.