Foto: realvalladolid.es

Jesús Gil Manzano es el colegiado designado para arbitrar el partido de este domingo entre Real Valladolid y Real Madrid, un enfrentamiento que conoce bien porque ya lo ha dirigido en dos ocasiones más, la última de ellas esta misma temporada en el Bernabéu.

Nacido en Don Benito hace 35 años, el extremeño afronta su séptima temporada en Primera División que suma a tres en Segunda y otras tres en 2ªB. En total ha dirigido en diez ocasiones al Pucela, con un balance de una victoria, tres empates y seis derrotas.

Fue en la categoría de plata donde coincidió por primera vez con el Real Valladolid a pesar de que en aquella temporada 2010-11 no llegó a visitar el Estadio José Zorrilla. Dos partidos bajo su mando se saldaron con sendas derrotas, 2-1 ante el Betis y 3-2 ante el Tenerife.

Tampoco en la 11-12 Gil Manzano trajo suerte a los blanquivioletas. Aquel curso, también en Segunda, el trencilla estuvo al mando en el 2-0 en Córdoba y en el empate a uno en Valladolid, frente al Hércules, en su debut en Zorrilla.

Fue en la máxima categoría donde llegó el primer -y único hasta ahora- triunfo pucelano con el colegiado pacense, un 6-1 ante el Rayo Vallecano en septiembre de 2012. Esa misma temporada controló el empate a cero en Riazor.

Empate y derrota ante el Real Madrid
En la temporada 2013-14 Gil Manzano fue el encargado de impartir justicia en el Villarreal 2-1 Real Valladolid, y arbitró el partido que va a revivir este domingo, un Real Valladolid – Real Madrid que finalizó empate a uno gracias al gol de Osorio que neutralizó el de Ramos.

Un duelo de Copa que acabó con derrota del Pucela 1-2 ante el Leganés fue el único precedente de este colegiado en Zorrilla a lo largo de los recientes cuatro años en Segunda, que en su regreso a la élite se ha vuelto a encontrar con Gil Manzano en el partido en el Bernabéu que acabó 2-0.

Esta temporada el árbitro ha mostrado en LaLiga una media de 5,92 tarjetas amarillas por encuentro, y tres cartulinas rojas a lo largo de los 12 partidos dirigidos.

En la sala de máquinas del VAR, el canario Alejandro Hernández Hernández.