ACB Photo/E. Casas

El Zaragoza ha sacado adelante el partido por 89 a 81 ante el San Pablo en un encuentro, es de esta noche, que ha tenido dos caras. Una, la deportiva, la mejor de todas. Tal y como ha destacado el entrenador del San Pablo, Diego Epifanio “Epi”, sobre la cancha se han visto las caras dos equipos a los que les gusta y que han propuesto un buen juego.

Fue una verdadera lástima que el emocionante encuentro vivido en Zaragoza terminara empañado por las decisiones arbitrales en los últimos compases del duelo. Tecnyconta Zaragoza y el San Pablo Burgos mostraron sus mejores cartas sobre el parqué aragonés, en un partido en el que el dominio se fue alternando en rachas. Dos faltas descalificantes, a Cancar y a Sutton, terminaron de romper un choque en el que la victoria quedó en manos mañas.

Tecnyconta Zaragoza fue el primero en destacarse en el duelo del Pabellón Príncipe Felipe. Los aragoneses, impulsados por Radovic, iban sucediendo sus máximas, asentándose en la defensa para comandar el choque (14-6). Los burgaleses se procuraban algo de aire con la fortaleza de Lima y de Sutton (14-10), pero enseguida Berhanemeskel se encargaba de mantener el dominio con un triple. Peleaban los de ‘Epi’ por encontrar mejores opciones en el tiro, pero los locales seguían muy solventes de cara al aro y llegaron a establecer su máxima de 11 puntos (23-12). Aún mandaban en el luminoso cuando se llegó al final del primer cuarto (23-14).

El parcial de 0-5 de salida para los burgaleses les hizo creer en que recortar diferencias era más que posible. Tirando de fe, de la labor de Huskic en la pintura y de los balones interiores a Benite fueron los azulones acercándose en el luminoso (27-25). Los de Fisac se aferraban al gran acierto exterior de Okoye, pero no podían evitar que prendiera la versión incandescente del escolta brasileño (34-31), tras la que Cancar reestableció el equilibrio (34-34). Un nuevo parcial de 0-5, culminado con triple del cumpleañero Álex López, ponía por delante por primera vez a los visitantes (37-39). Radovic volvió a poner las tablas en el marcador al descanso (39-39).

Los líderes de Tecnyconta Zaragoza en la primera mitad volvieron a dejarse notar tras el paso por vestuarios. Okoye y Radovic enlazaban un parcial de 7-0 para retomar las riendas del partido (46-39). Mientras el cuadro burgalés únicamente podía sumar desde los solitarios tiros libres, Okoye continuaba con su reinado (55-47). Buscaban una nueva reacción los visitantes con los puntos de Fitipaldo y Sutton (60-54) y más tarde con Huskic y Cancar (63-59), pero el buen acierto desde el 6,75 permitía a los de Fisac conservar la delantera cuando culminó el tercer periodo (68-65).

El San Pablo Burgos encaró el último cuarto como un vendaval. Los de ‘Epi’ arrancaron por todo lo alto gracias a Cancar, Huskic y Benite, que llevaban la máxima renta burgalesa a los nueve puntos (68-77). Llegaba entonces la reacción de los locales, que iban recuperando enteros en la pista y en el luminoso (75-77). En este punto, las decisiones arbitrales rompieron el partido hasta el punto de que terminó incluso antes de que sonara la bocina final. Primero, una falta descalificante mandó a Vlatko Cancar a los vestuarios del Príncipe Felipe. Después, sería Dominique Sutton quien abandonaría la cancha zaragozana sin haber llegado a la conclusión del duelo tras una grave trifulca en mitad del parqué. El término del choque se alcanzó con victoria local en un vibrante partido que se empañó con el arbitraje de los últimos minutos (89-81).

Pero hubo otra cara, la más fea, la que a veces nos deja el deporte. Tensión máxima sobre la cancha y varias faltas que se quedan sin pitar en una olla a presión que acaba saltando por los aires en el final del encuentro.

El propio mister burgalés la lamentado el espectáculo que se ha dado como colofón de un buen partido. “Me voy con malas sensaciones, no solo por la derrota, sino por que lo que se ha visto no es el reflejo del espíritu de ambos equipos” ha sentenciado un Epi notablemente dolido por la tangana final.

No ha dudado, el entrenador visitante, en admitir que Suttón no se ha sabido controlar en un encuentro con este nivel de tensión pero también ha querido señalar la falta de actitud de los árbitros que podían haber rebajado la tensión.

Epi también ha dejado claro que “nadie puede quejarse de la actitud de mis jugadores nunca. Nuestros jugadores como nuestra afición son un ejemplo allá donde van, tanto cuando juegan en casa como cuando juegan fuera”.

El doble compromiso de la semana del San Pablo Burgos se cerrará ante KIROLBET Baskonia de nuevo a domicilio. El encuentro frente al conjunto vitoriano comenzará el sábado 11 de mayo, a las 20:30 horas, en el Buesa Arena.

Tecnyconta Zaragoza – San Pablo Burgos (89-81) RESUMEN // Jornada 31 Liga Endesa from ACB on Vimeo.