Foto: Captura CMM

El Baloncesto Zamora demuestró su buena temporada a domicilio, ante un gran Albacete Basket en un emocionante encuentro que mantiene la eliminatoria por el ascenso a la Liga LEB Oro en vilo (87-89).

Desde el inicio, el equipo local plantó cara al poderoso conjunto zamorano. Con un brillante inicio de Stevanic, quien anotó 10 puntos en el primer cuarto, el Albacete Basket se mantuvo en la contienda, cerrando el período inicial con una mínima ventaja de 23-22.

En el segundo cuarto, el equipo dirigido por Saulo Hernández parecía inclinar la balanza a su favor gracias a la superioridad física de jugadores como el gigante lituano Pauksté y el checo Hustak. Sin embargo, el Albacete, liderado por un gran Fall, logró mantenerse a la par, llegando al descanso con un empate de 38-38.

El tercer cuarto resultó en la mejor fase del conjunto local. Con De Blas y Martín Fernández en un gran momento, el Albacete acumuló canastas y llegó a alcanzar una ventaja máxima de ocho puntos (62-54), desconcertando a los visitantes, que veían peligrar su imbatibilidad como visitantes. Aunque lograron reducir la diferencia a la mitad antes de finalizar el cuarto (62-58).

El último cuarto fue épico, con el público entregado y el Albacete luchando como David contra el Goliat representado por Paukste, Powell y Buckingham. A pesar de los esfuerzos, los zamoranos demostraron su poderío en el rebote, lo que les permitió decantar la balanza a su favor y llevarse la victoria.

El próximo sábado se conocerá qué equipo logra el ascenso a la Liga LEB Oro, un premio, que visto lo visto, podría estar en manos tanto del Zamora como del Albacete Basket, quienes ofrecieron un emocionante espectáculo en la cancha.