Foto: Beatriz Massot

El VRAC demostró en San Amaro que ha empezado con fuerza la temporada 2022/2023 y se asienta en el liderato de la División de Honor, con un partido más que Ciencias, único equipo que le podría igualar a puntos en la clasificación. por su parte el equipo burgalés dio la cara en todo momento, aunque finalmente el lider uimpuso su ley (27-31).

El arranque del partido dejó la duda de si el ensayo de Baltazar Taibo está o no entre los más rápidos de la historia de la competición. Apenas 10 segundos habían pasado desde el saque de centro cuando la presión quesera surtió efecto para forzar el error local y que Taibo, en un ataque de fe, ganase el oval y ensayase con relativa facilidad. El arranque sólo lo podía mejor la transformación, pero el marcador se quedó en un 0-5 que ponía desde el primer minuto por delante a los de Diego Merino.

El comienzo fulgurante del duelo por parte del VRAC no se quedó ahí y cerca estuvo de llegar la segunda marca en alguna de las varias ocasiones que el Entrepinares no logró consumar. Así, y tras reponerse del palo anímico inicial, Burgos fue metiéndose en el encuentro y el VRAC lo facilitó concediendo castigos que un pateador del nivel de Tomás Carrió no estaba dispuesto a regalar. Así, el argentino recortó con el pie para el 3-5, pero los vallisoletanos no se desanimaron y Mauro Genco rompió con fuerza la defensa burgalesa para poner el 3-10, nuevamente sin transformación. Los de San Amaro buscaron las cosquillas a un VRAC que seguía facilitando castigos a Burgos y a Carrió. Otros dos apretaron el resultado hasta el 9-10 con el que se llegó al tiempo de descanso.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

La segunda parte arrancó como acabó la primera, con otra patada entre palos de un Burgos que, sin ensayos pero con puntapiés, lograba voltear el marcador para satisfacción de sus seguidores, que multiplicaron su alegría con el ensayo de Wagenaar que, por primera vez en el partido, complicaba las cosas al VRAC (17-10). Pero fue Jerry Surumi el que, en una de sus particulares carreras, puso el empate en San Amaro gracias a su ensayo y a la transformación de Taibo, que afinó en el segundo tiempo (17-17). Sin embargo, el VRAC volvería a caer en las indisciplinas y Burgos lo aprovecharía para, de nuevo por medio de Carrió, situar el 20-17 que obligaba al VRAC a irse al ataque.

Con 20 minutos por delante, el VRAC se desató ofensivamente y en dos fogonazos, el primero de un gran Martiniano Cian y el segundo de nuevo de Jerry, que desarboló a Burgos, sumó dos ensayos y cogió una renta de 11 puntos que encarrilaban la victoria (20-31). Los locales apuraron sus opciones gracias a una última marca de Zabalegui, pero el VRAC gestionó con frialdad y cabeza los últimos minutos y acabó ganando el partido, bonus ofensivo incluido, en campo contrario.