Foto: vracrugby.com

El VRAC Quesos Entrepinares revalidó su condición de campeón liguero tras firmar un gran partido y una gran victoria frente al Silverstorm El Salvador (27-39). El VRAC mostró su mejor versión, pocas veces vistas esta temporada, que supone el noveno histórico y el séptimo en ocho años. Con excepción de 2016, el Entrepinares ha ganado todas las ligas desde 2012. Ahora supera a El Salvador en Ligas por primera vez en la historia de la División de Honor e iguala al equipo más laureado históricamente, el Arquitectura.

La victoria vista desde el Vrac

«Empezar por debajo fue meramente anecdótico, pero a El Salvador le sirvió para quitarse la espina del anterior derbi, donde los blanquinegros se habían quedado a cero. No tardaría Álvar Gimeno en lograr la primera de las seis marcas queseras de la tarde en Pepe Rojo. Demostración de poderío del valenciano, que hizo bueno el gran trabajo de la delantera en una de las primeras melés del partido. Faiva, de nuevo con el pie, recortaría hasta el 6-7 cumplido el minuto 15 que mantenía el marcador relativamente equilibrado».

La derrota vista desde El Salvador

«SilverStorm El Salvador cae en la final de la Liga Heineken ante VRAC Quesos Entrepinares (27-39) víctima de sus propios errores defensivos ante un rival que supo aprovechar las oportunidades de las que dispuso para hacerse con el partido. Errores propios, jugadas al borde de convertirse en puntos que no acababan subiendo al marcador… Han sido varios los factores que han impedido que SilverStorm El Salvador se hiciese con el triunfo en esta final de la Liga Heineken, pese al pundonor mostrado por los jugadores colegiales durante la mayor parte del encuentro».

Los entrenadores

Diego Merino

Diego Merino, del VRAC, en su intervención recordó que la pasada campaña todo «empezó rodado y acabó mal», mientras que esta «empezó siendo dura, perdiendo partidos, pero ha terminado bien, con un nuevo título de liga». También hizo referencia al tanteo en el marcador del Pepe Rojo, «ha habido finales más cerradas, en las que los palos han sido importantes, pero en esta se han metido seis ensayos». No faltaron las palabras de alabanza para sus jugadores, «el equipo estuvo concentrado y con la cabeza puesta donde se debe».

Valoró la temporada como de «diez», teniendo además en cuenta que el nivel competitivo ha crecido, y añadió, » que mantenerse cada vez es más difícil, y estar tantos años es complicado, pero siempre hay nuevos retos».

Juan Carlos Pérez

Demasiadas imprecisiones. En una final, una de las cosas más importantes es saber competir”. Así de contundente se mostraba el entrenador de SilverStorm El Salvador Juan Carlos Pérez en su comparecencia ante los medios de comunicación tras el encuentro. “Ha habido mucha diferencia entre los dos para poder competir por la final” añadía el técnico vallisoletano.

“El balance de la temporada, unos minutos después de perder la final, diría que ha sido malo, pero en realidad hemos sido capaces de dominar prácticamente todas las clasificaciones colectivas. Pero nos ha faltado rematar en los grandes partidos, eso es lo que nos ha faltado para ser un gran equipo”, aseguraba el técnico colegial.

“Creo que ha habido momentos clave, como jugadas que han estado a punto de ser ensayos nuestros que acababa aprovechando el VRAC, o también otras decisiones como la jugada en la que debería haber sido expulsado Gavidi, aunque ni siquiera el TMO ha dicho nada, pese a lesionar a Nuu Junior. Eso ha sido clave, porque nos hubiésemos ido por delante al descanso, y marca el partido. De todos modos, creo que hemos jugado el rugby que queríamos, aunque hay cosas que deberíamos haber hecho de otra forma”.