Foto: RugbyAparejos

El parón en la Liga Heineken de Rugby ha permitido que se recupere el polémico encuentro aplazado entre el Aparejadores Rugby de Burgos y el VRAC de Valladolid, que se ha resuelto en la mañana de este domingo en favor de los pucelanos por 11 a 48.

En los instantes previos al partido, el equipo burgalés ha entregado una Tizona (mítica espada del Cid Campeador), al presidente del equipo pucelano, dado que era la primera vez que visitaba las instalaciones de San Amaro.

No era un choque sencillo para el equipo local, sobre todo ante un VRAC que se encontraba segundo en la tabla y que aspiraba a colocarse hoy como lider en la competición.

Los locales comenzaban abriendo el marcador, gracias al golpe de castigo de que anotaba Todd Doolan. Pero pronto, no habiendo transcurrido el primer cuarto de hora, los pucelanos se ponían por delante con el ensayo obra de Guido Albertario y la transformación de Grifffiths (3-7).

La primera parte se desarrolló con cierta igualdad en el juego. Los locales miraban de tu a tu a un VRAC acostumbrado a dominar el juego.
El UBU anotó otro golpe de castigo, fruto de Doolan, y un ensayo de Juandre Kleynhans.
Por el lado visitiante, Griffiths hizo un golpe de castigo y otra transformación tras el ensayo de Gregory Ian Dyer, llegando al descanso con un marcador de 11 a 17.

Y a partir de aquí empieza a desaparecer el equipo de casa. La segunda mitad fue un monólogo anotador del VRAC, gracias a los ensayos de Pablo Gil, John Wesell , Jorge Ortiz, Pablo Gil y Anthony Matoto, que además aportaban el punto extra del bonus ofensivo, y a las transformaciones de Griffiths.

Así las cosas, el UBU Clinic Colina se queda donde estaba, en esa séptima posición, y el VRAC regresa a la cabecera de la tabla.