Foto: Universidad de Burgos

Los queseros hicieron valer su condición de favoritos en el primer derbi regional de la temporada. El UBU Colina Clinic llegó a estar por delante pero no aguantó la alta intensidad y presión a la que les sometieron los de Diego Merino. De esta manera cierran la 4ª Jornada de la División de Honor en rugby.

Tras ver a las jóvenes promesas de ambos equipos en la categoría U´23, los equipos senior saltaban al césped de San Amaro con sus quinces habituales. En los primeros instantes ambos equipos se mostraron fluidos en la circulación del oval consiguiendo sendos ensayos y transformaciones. Aparejadores golpeó con una nueva marca de Sergio Molinero y transformación a palos de Weersma mientras el VRAC aprovechaba la potencia física de Gabriel Vélez y Toni Bay para percutir en los veintidós de los burgalesses. Con 14-17 se acababan los primeros 40 minutos.

Nada más comenzar la segunda parte Nathan Paila posaba el balón en la zona de marca burgalesa, sobrepasada por la intensidad de los vallisoletanos. Esta vez si Gareth Griffiths convertía y ponía los 10 de ventaja en el marcador (14-24, min. 58)

El partido se enfrió y se impusieron las defensas y los despejes para quitarse la presión rival. Ningún equipo conseguía imponer y circular el balón con precisión hasta que Weersma sacaba su diestra a pasear en las inmediaciones de los palos del VRAC (17-24). Con el Aparejadores volcado en lograr una nueva victoria una incursión certera de De la Lastra por el flanco izquierdo sentenció el encuentro con una posterior transformación del galés Griffiths (17-31).

Con ese resultado terminó el derbi que deja al VRAC en segunda posición empatado a puntos con un Silverstorm El Salvador que cumplió en su complicado partido contra Ordizia. El UBU Clínica sigue, por su parte, siendo el farolillo rojo de la División de Honor junto a un Hernani que tampoco conoce la victoria en estas primeras cuatro jornadas.

Aparejadores recibirá el 20 de octubre la visita del Lexus Alcobendas mientras que el VRAC volverá a Pepe Rojo para enfrentarse al Cajasol Olavide.