En la mañana de este martes una serie de grabaciones, desveladas por el diario El Mundo, apuntan a que en el partido, supuestamente amañado, entre el Real Valladolid y el Valencia estaban involucrados siete jugadores de Real Valladolid. En las grabaciones interceptadas por la policía se oye a Carlos Aranda, uno de los presuntos cabecillas de la denominada «Operación Oikos decir, «había siete jugadores comprados, nada más».

Tras estas frases y otras informaciones la investigación ha llegado a la conclusión de que el Valladolid-Valencia estaba amañado y el interlocutor en el conjunto pucelano era Borja Fernández, que recibiría un pago que aún estaría pendiente de realizarse. Ante estas informaciones el Real Valladolid ha emitido un Comunicado, que reproducimos íntegramente.

El comunicado

El Real Valladolid Club de Fútbol, a la lectura de las informaciones publicadas en diferentes medios de comunicación, en defensa de sus propios intereses, y los de sus abonados, aficionados, trabajadores, patrocinadores y cuantas personas y/o entidades estén vinculadas, comunica:

1. El Club muestra su sorpresa, total desconocimiento e indignación ante las informaciones aparecidas en los medios de comunicación en el día de hoy.

2. El Club muestra su máximo respeto y colaboración con la Justicia y la integridad de la competición, y, por su parte, también ha iniciado una investigación interna a los futbolistas convocados para el último partido de esta temporada, disputado frente al Valencia Club de Fútbol, S.A.D. El objetivo es contribuir a esclarecer los supuestos hechos con la mayor rapidez. En esta línea, cabe recordar que el Consejo de Administración del pasado viernes, 31 de mayo, aprobó un Protocolo contra el Fraude Deportivo, y cuya primera decisión fue incoar Expediente Disciplinario al jugador D. Borja Fernández.

3. El Club, que se siente perjudicado, se personará en las actuaciones judiciales actualmente en curso. De igual modo, el Real Valladolid Club de Fútbol se reserva su derecho a ejercer cualquier tipo de acción contra cualquier persona o entidad que manifieste o haya manifestado la posible implicación del Club en este tipo de conductas ilícitas.

4. El Club desea y trabaja para un pronto y total esclarecimiento de los supuestos hechos.

5. El Club respeta la presunción de inocencia de su plantilla.

Con estos cinco puntos el Pucela se desvincula de las acciones ejercidas por sus futbolistas, para los que pide «presunción de inocencia».