Valladolid_promesas_sanse

El Real Valladolid B y la U.D. Sanse empataron a dos goles en la primaveral mañana de este domingo en los Anexos, en partido con el que arrancaba la Liga en el Grupo I de Segunda B para los vallisoletanos y los madrileños de San Sebastián de los Reyes.

Por dos veces se adelantaron los jóvenes pupilos de Miguel Rivera en el marcador y por dos veces, con dos tantos en ambos descuentos -el segundo en inferioridad numérica-, el Sanse consiguió poner las tablas en el marcador para llevarse un punto de los Anexos y dejar con la miel en los labios a los vallisoletanos, que ya paladeaban la victoria.

Kike puso el 1-0 a la media hora de juego de falta directa y el Sanse respondió con otra gran ejecución de libre directo en el descuento de la primera parte para poner el 1-1. Nada más comenzar la segunda parte, el local Waldo, en una bonita jugada personal, puso el 2-1, y en el minuto 92, cuando el Sanse se acababa de quedar con 10 futbolistas por la expulsión –muy rigurosa- de Rubén Sánchez, se encontró con la fortuna de un balón colgado al área, un despeje fallido de la zaga blanquivioleta y un balón de la nada que le cayó al delantero centro visitante Christian Perales, que puso el 2-2 defintivo.

En la primera parte, el Real Valladolid B tuvo el control del partido a base de una mejor presión en el centro del campo y mejor toque de balón, aunque el conjunto de San Sebastián de los Reyes nunca se encerró en su parcela. Los vallisoletanos merecieron irse al descanso en ventaja, pero el golazo de Andy Escudero de falta directa, en una ejecución muy similar a la de Kike en el gol inaugural, dejó las espadas en todo lo alto.

En la reanudación, el Promesas salió como un torbellino y, sobre todo, a través de Waldo puso contra las cuerdas a todo el entramado defensivo del Sanse. El extremo llegado este verano del Córdoba B, puso el 2-1, y su compañero Pedrosa tuvo el tercero que podría haber allanado definitivamente el camino de la victoria local.

Los cambios, en especial la entada del joven Castell en el Sanse, equilibraron las fuerzas y poco a poco el conjunto madrileño empezó a jugar en el campo del Promesas, que cuando lanzaba las contras se encontraba sin efectivos por delante del balón y no pudo hacer daño a su rival.

Como el Sanse marró sus ocasiones –tuvo dos muy claras- y Alberto Gil, que entró en la segunda parte junto a Carrascal y Abel para refrescar a un filial fatigado por un esfuerzo generoso en la primera hora de juego, tampoco consiguió sentenciar a la contra, el partido se fue al descuento con la victoria local casi vista para sentencia, más si cabe tras la expulsión madrileña que dejó al Sanse en inferioridad.

Al final, una jugada afortunada para el Sanse y desgraciada para el Promesas dejó el partido con el reparto de puntos.

En la próxima jornada, el Real Valladolid B rendirá su primera visita de la temporada en el campo vigués de O Vao, donde se medirá al Coruxo (domingo, 19 horas).

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here