Tras 31 días sin competir, el UEMC Real Valladolid Baloncesto retoma el pulso a la LEB Oro para disputar el partido aplazado de la duodécima jornada: la visita de los blanquivioleta al Juaristi ISB, este martes a las 20.00 horas.

Superado el brote de Covid-19 que sufrieron los vallisoletanos, un mes después reanudan la competición y buscarán hacerlo tal y como dejaron.

El pasado 11 de diciembre el UEMC se impuso al HLA Alicante (83-82) y sumó la quinta victoria en once partidos, pero, desde entonces, cuatro partidos aplazados (Juaristi ISB, CB Prat, TAU Castelló y CB Almansa con Afanion) y un mes sin competición. Por ello, Roberto González y sus pupilos tratarán de lograr un nuevo triunfo en su regreso a la liga, recuperar sensaciones competitivas y comenzar el año 2022 con una alegría, tal y como cerraron 2021.

Para la cita en Azpeitia, el técnico de Carpio podrá contar con todo su plantel, una vez superado el brote de Covid-19 y después de dos semanas entrenando y sin contratiempos.

En frente del Real Valladolid, se erige un rival que se ha hecho fuerte en casa y se ha impuesto en sus últimos cuatro encuentros como local. El balance general, de hecho, es de 4-9. A caballo entre Azpeitia y Azkoitia, los vascos han hecho de sus feudos un fortín en el que han caído equipos de la talla como el Movistar Estudiantes, CB Prat, CB Almansa con Afanion y Leyma Coruña. Una solidez que debe servir como aviso para los blanquivioleta, quienes se medirán a una plantilla con promesas llamadas a forjarse un nombre en la élite.

Los cedidos por el Baskonia de ACB Ondrej Hanzlik, Sidy Cissoko y Pavel Savkov son los principales referentes de un plantel joven, dinámico y con descaro. Desde el puesto de base, son Beñat Hevia y Ierai Aizpitarte los encargados de dirigir las operaciones de un equipo, el Juaristi ISB, que también cuenta con jugadores que conocen la LEB Oro como Abdou Thiam y Ryan Nicholas.

Por si fuera poco, un nutrido grupo de nacionales (Royo, Seoane y Ansorregui) también aportan entidad a una plantilla que mezcla talento y juventud con veteranía y poso. Una combinación peligrosa para un UEMC Real Valladolid Baloncesto sin ritmo competitivo.

Y sobre ese factor incidía Roberto González en rueda de prensa, quien también destacó la calidad del Juaristi ISB. “Es un partido difícil, como lo son todos, pero este lo es un poco más por no saber cómo vamos a reanudar la liga. Además, jugamos contra un equipo de mucha calidad, joven, con jugadores cedidos por el Baskonia, y que ha ganado los últimos cuatro partidos en casa”.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

“Un mes después retomamos la competición. Es un partido difícil, como lo son todos, pero este lo es un poco más por no saber cómo vamos a reanudar la liga. Además, jugamos contra un equipo de mucha calidad, joven, con jugadores cedidos por el Baskonia, y que ha ganado los últimos cuatro partidos en casa”, reconoció Roberto González en su regreso a la sala de prensa de Pisuerga.

Ante la incertidumbre que atraviesa la LEB Oro y el UEMC Real Valladolid Baloncesto en cuanto al aplazamiento de los partidos, el entrenador vallisoletano profundizó en cómo afecta esta situación al equipo y a la planificación. “Hemos ido día a día porque esto no es como un parón programado como el de las selecciones. Aquí no sabes si vas a jugar o no, si tienes jugadores o no. Preparas la semana y en mitad de esta, hay que cambiar. Vas sobre la marcha, con cabeza y lógica”, explicó el técnico.

“La cruda realidad es la incertidumbre. Esta semana tenemos dos partidos, pero no pensamos más allá, vamos día a día, hacemos el entrenamiento con normalidad, y la sesión de vídeo. Vamos con la idea de jugar mañana y si hay cambios, lo que nos toque”, incidió Roberto González a ese respecto antes de abordar el estado del UEMC Real Valladolid Baloncesto.

“A día de hoy tenemos siete partidos en 18 días, a no ser que suceda algo o nos indiquen otra cosa. No sabemos si estamos bien preparados, pero creemos que estamos de la mejor manera en que podemos estar. No hemos competido en un mes y no sabemos cómo vamos a estar, pero nosotros ni nadie”, indicó el técnico vallisoletano, quien también habló de cómo se encuentran lo suyos y él mismo tras superar el brote de Covid-19. “Estamos todos bien, aunque no todos los hemos pasado de la misma manera. Geks, Kuiper y Tafari han tenido más dificultades y les ha costado volver a coger un ritmo normal”, detalló.

Por último, el técnico del UEMC Real Valladolid Baloncesto, en materia deportiva, analizó las claves del partido en la cancha del Juaristi ISB. “Hay que estar duros y fuertes para no permitir que estén cómodos. Son una plantilla joven que no tiene problema en jugar rápido, con pocos pases. Son buenos y debemos ser intensos, estar concentrados y no dejarles desplegar su juego”, finalizó Roberto González.