El equipo de Cubillo viaja a Algeciras en el desplazamiento más largo de la temporada para disputar el partido correspondiente a la jornada 6 de la LEB Plata. Con la moral por las nubes tras la victoria contra Estela, el UBU Tizona no debe confiarse ante un rival que comparte su condición de recién ascendido.

El partido se podrá seguir en Canal FEB y en las redes sociales de ambos equipos desde las 20:00 horas.

No todos los días se gana a un rival directo después de remontar diez puntos de diferencia y meter un triple sobre la bocina. La euforia ha inundado el vestuario de El Plantío y es trabajo del cuerpo técnico contener esa ilusión desmedida para no pensar más allá del próximo partido. Si el equipo tiene lagunas de concetración, no se implica en el plano defensivo y enceja con facilidad habrá perdido su seña de identidad, como recordaba Iván Martínez en una reciente entrevista.

Para evitar eso los jugadores han entrenado con normalidad y viajarán en la mañana del viernes para disponer de al menos un día para estirar las piernas, pasear y llegar en el mejor momento posible a la cita en el pabellón Dr. Juan Carlos Mateo. Para el partido en tierras gaditanas, Cubillo seguirá sin contar con Imobach Pomares que permanece en la enfermería con unas molestias que no acaban de curarse del todo. Dentro de dos semanas pasará de nuevo por la sala de rayos para comprobar como ha soldado su hueso se le practicará una nueva radiografía para ver cómo ha soldado el hueso. Desde el club aseguran que es probable una baja de un mes y medio. Por último Javier Salinas será duda hasta el calentamiento ya que apenas ha entrenado durante la semana.

José Luis Cubillo comentó en la previa que el equipo afronta el partido con «muchas ganas y con esperanza pero con cautela» Espoleados por las tres últimas victorias, UBU Tizona quiere confirmar su buen nivel con un triunfo en una cancha dificilísima pero de buenos recuerdos para la parroquia del Autocid.

Sabedor de que pese a la victoria el equipo se vio superado por Estela en muchas fases del encuentro, Cubillo afirma que «no se esperaba» este buen inicio de competición. Con 4 victorias y tan solo 1 derrota el UBU quiere volver a dormir líder y no perder la estela del único invicto de la Conferencia Oeste, el Juaristi .

Por delante un partido trampa ante un rival que juega en su casa y que siempre puede sorprender aunque ahora ocupe los puestos bajos de la clasificación. Los gaditanos siempre compiten y dan la cara durante tres cuartos pero la escasa rotación provoca que sus jugadores más destacados jueguen auténticas minutadas y, por tanto, bajen su nivel de acierto en los instantes finales.

Cubillo avisa de que el partido no será nada fácil: «Algeciras ha estado todos los partidos en el partido durante tres cuartos, bajando solo el rendimiento en el último porque hay jugadores que acumulan muchos minutos y bajan el rendimiento. En consecuencia el encuentro no será nada fácil para los azulones. El dominio del rebote y controlar las rachas del rival será fundamental.

Sobre el viaje, de unos 900 kilómetros, el míster asume en la previa con resignación esta circunstancia: «Los viajes largos afectan a jugadores tan grandes y a su rendimiento porque rompen el día a día de los jugadores y sus rituales pre partido».

Duelo entre recién ascendidos

Sobre el rival hay que destacar su fortaleza. Su jugador franquicia es, sin duda, Miguel Ortega. El base lidera y manda todas las jugadas y además lo hace con gran acierto. Desde su posición de uno atlético y potente, dirige a un equipo que cuenta con Erikas Kalinicenko y Andrew Kelly como grandes percutores, por encima del 50% en triples.

Solo han ganado un partido contra Estela y en casa han perdido ante Navarra (74-76)e Innova Chef (74-78). Por dentro Ryam Ejim y Mus Barro intentará frenar a Nakidjim y a un Johan Kody que está siendo de lo mejor del UBU Tizona en estos inicios.