Se consiguió. No es una victoria pero el 18-24 cosechado por el Burgos Aparejadores ante un Lexus Alcobendas que duerme líder de la División de Honor otorgan a los pupilos de Álvaro González y David Martín su primer punto de la temporada 19/20. Un bonus defensivo labrado en el excelente trabajo de la primera línea gualdinegra. No era fácil frenar a un equipo que solo ha perdido un partido en toda la temporada pero UBU Colina Clínic lo hizo.

Un golpe de castigo de Weersma fue el encargado de inaugurar el marcador y otro lanzamiento a palos, un poco más escorado, sirvió para que Burgos no se despegara en el marcador frente a un Alcobendas que llegaba a la zona de marca dos veces con Robert Semple y Evaristo Paz como anotadores. Un certero Bradley Linklater transformaba, además, para sumar de siete en siete. Con ese resultado se llegó al descanso, frenando las incursiones de Aparejadores en las yardas de Alcobendas (6-14)

No pudo empezar mejor la segunda parte para los locales. San Amaro se volvía loco en una tarde lluviosa en la que Gert Cronje lograba infiltrarse en la zona de marca rival y posar el oval para que Weersma pudiera transformar y sumar siete puntos en una sola jugada. Se apretaba el marcador (13-14) y Alcobendas no lo iba a tener nada fácil para seguir sumando. Sin embargo a base de insistencia lograron dejar solo a Mateo Bas que se zafó de la última línea gualdinegra y sumó un ensayo muy importante para los madrileños.

La respuesta no se hizo esperar y tras una buena presión defensiva que obligó a Alcobendas a despejar con un puntapie, de nuevo Cronje atacó por el lateral para sumar un nuevo ensayo a base de empuje y de casta. Se defendía con todo Alcobendas y avanzar una yarda costaba sangre, sudor y lágrimas. Weersma no transformó pero el resultado dejaba un partido abierto hasta el final. (18-21)

Alcobendas cercó la zona rival y en una de sus embestidas los árbitros sancionaron un golpe de castigo cuando Burgos trataba de forzar el avant. Linklater no falló y el resultado no se movió a pesar de que un ensayo de Burgos suponía la victoria.

La mejoría es patente y los aficionados de San Amaro empiezan a vislumbrar como el equipo poco a poco demuestra que puede competir en División de Honor. Lejos de conformarse con el bonus defensivo, el equipo trabajará durante toda la semana para tratar de seguir sumando en el difícil campo del Hernani la próxima jornada.