El Tizona fue superior (62-86) a un combativo Zamora que tan solo pudo colocarse al inicio del partido por delante en el marcador (12-10), llegando a encajar una desventaja de 25 puntos en el último cuarto. Una vez más, Dídac Cuevas aparecía en el momento clave del tercer cuarto para sentenciar el partido y repetir como MVP del equipo con dieciséis puntos.

El partido comenzó con dos equipos muy bien posicionados y realizando una gran presión por toda la pista, intentando ahogar las ideas planificadas por ambos entrenadores, intentando evitar lo presenciado entre ambos conjuntos hace tan solo diez días en la final de la Copa de Castilla y León.

La fuerte presión hacía que el porcentaje de acierto no fuera alto y que los errores y las pérdidas de balón tomasen la tónica dominante en una primera parte sumamente igualada.

Abdou Thiam inauguraba el marcador y Dídac Cuevas a los tres minutos de juego desde la línea de 6,75 metros hacía la primera ligera ventaja del partido (5-10), que poco duró, ya que un parcial de 7-0 para los zamoranos en menos de un minuto, colocaba por primera y única vez en el partido a Zamora por delante en el marcador (12-10).

Cuevas desde el tiro libre y dos canastas consecutivas de Thiam, daban de nuevo la ventaja a un Tizona que comenzaba a carburar pese a la falta de acierto exterior. El juego se fue atascando en el tramo final del cuarto, con numerosos tiros fallados donde el equipo de Diego Ocampo estuvo casi tres minutos sin anotar, manteniendo la ventaja en el marcador con una fuerte defensa. Garmine Kande, a falta de treinta y cinco segundos para el final, hacía el 17-21 con el que acabaría un igualado primer cuarto.

Zamora recortó distancias en el inicio del segundo acto, consiguiendo apretar el marcador con el triple de Sigismonti pasado el segundo minuto (22-23). Con la base del ataque, basada en la defensa, el conjunto de Ocampo recuperó el juego interior para volver a ampliar la renta en un cuarto que se rompió al final con los triples de Bortolussi y Seoane que ampliaban la diferencia a los diez puntos a falta de tres minutos para el descanso (26-36), obligando a Saulo Hernández a parar el partido sin éxito. El muro azulón anuló el ataque de un Zamora sin ideas para llegar al intermedio con un cómodo 26-38.

El paso por vestuarios fue definitivo para el Tizona de Burgos. La salida a pista ampliaba la renta hasta los quince puntos, renta los dieciocho puntos con el tiro exterior certero de Bortolussi ante un Zamora que se estrellaba una y otra vez con el muro azulón.

La diferencia se mantuvo hasta el ecuador del cuarto, cuando Dídac Cuevas desatascaba el partido con ocho puntos anotados y un triple desde más de ocho metros para ampliar la renta hasta los veintiún puntos y sentenciar el partido (37-58).

Kalinicenko devolvía la emoción contestando con un triple que neutralizaba en la réplica Papi Diene con un tiro en suspensión certero. En el tramo final, de nuevo Dídac Cuevas aparecía para, con otro tiro exterior colocar el 42-63 con el que empezaría el último cuarto.

Los deberes estaban hechos y tan solo hacía falta mantener el resultado en un último cuarto que dejó una ventaja máxima para el Tizona de 25 puntos (59-84) con menos de dos minutos para el final. El tiro libre frenó al equipo de Ocampo mientras el Zamora buscaba maquillar el resultado, finalizando el encuentro con un cómodo 62 a 86 para los burgaleses que seguirán en lo más alto de la clasificación.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

El Tormes ha sumado su primer triunfo (78-87) de la temporada, ante el Baskonia.

El equipo salmantino ha sumado una meritoria victoria ante un equipo muy físico, al que han sometido prácticamente durante los 40 minutos del encuentro en tierras vitorianas. La defensa charra, fue una de las claves del triunfo, ya que maniató el juego interior de los locales.

Volvió la fiesta de la LEB Plata al Lydia Valentín, en esta ocasión para enfrentar al Ponferrada SDP y Melilla (98-78).

El encuentro comenzaba con un parcial de 4-0 de inicio, y eso hacía ver como quería enfocar el encuentro los de David Barrio, con un ritmo alto e intenso. Se acercaban los melillenses hasta el 8-6, pero una buena reacción de los blanquiazules volvían a poner tierra de por medio, con un parcial de 5-0 que colocaba el 13-6 en el marcador. Tras ese momento los visitantes trataban de volver a meterse en el partido y es que unos instantes de zozobra en los bercianos hizo que Melilla con buen acierto en el tiro, se colocase por delante en el marcador a falta de 2 minutos y medio para el final del cuarto, gracias a un parcial de 0-7. Finalmente volvió a haber reacción ponferradina, y el primer cuarto finalizaba con ventaja local de 3 puntos, sobre el conjunto colegial (25-22).

El segundo cuarto arrancaba con un nuevo parcial de los locales, en este caso de 6-0 en apenas 1 minuto de juego, cuando Javi Nieto tenía que parar el choque con un tiempo muerto. La ventaja berciana seguía aumentando hasta los 10 puntos, cuando de nuevo los visitantes paraban el choque con un tiempo muerto a falta de 4:17 para el descanso. El tiempo estuvo parado varios minutos cuando restaban algo más de 3 minutos para el descanso, debido a unos problemas en la mesa. A la vuelta, el Ponferrada, quería escaparse en el electrónico, y conseguía irse 17 arriba, cuando encaraban el último minuto del cuarto. Finalmente el cuarto acabo con ventaja de 16 para los locales (52-36).

Tras el descanso, los de David Barrio seguían en la misma tónica que en los dos primeros cuartos, y en algo menos de 4 minutos, se iban 19 arriba, cuando Javi Nieto volvía a solicitar tiempo muerto, para realizar algunos ajustes en su equipo. Los melillenses conseguían bajar hasta los 14 puntos, pero los bercianos siempre tenían respuesta, y es que las constantes pérdidas de los locales, y el poco acierto desde la línea de 6’75 frenaron los intentos de acercarse en el marcador, para los visitantes. El tercer cuarto finalizaba con ventaja de 18 puntos para el Ponferrada SDP (76-58).

Los locales sabían que pese a que la diferencia fuese amplia no podía dejarse llevar, y el último cuarto lo comenzaba con un parcial de 8-0 gracias a los 2 triples de Jordá, y la canasta de Hierrezuelo, para irse 26 arriba en el luminoso. Javi Nieto solicitaba tiempo muerto tras el parcial recibido. El último cuarto seguiría por los mismos derroteros, pero bien es cierto que los visitantes no lo finalizarían del todo mal, ya que sería cuando Gallardo conseguiría encontrar el acierto desde la línea de triple, pero simplemente maquillarían el resultado hasta el -20, sobre un Ponferrada, que hizo un partido fantástico en todas las líneas, y que culminó el debut del jugador cadete, Jorge Iglesias. (98-78). Volvieron a Ponferrada dos exjugadores “bercianos”, muy queridos por la parroquia local, Luis Ferrando y Adam Fravert.

Sin tiempo para descansar, la LEB Plata continúa este fin de semana.