Foto: championsleague.basketball

Tercera salida en este mes de diciembre para el San Pablo Burgos en la Basketball Champions League. El equipo burgalés disputará su último encuentro europeo de 2019 ante Anwil Wloclawek, este miércoles, a las 20:00 horas, de Polonia. Los de Joan Peñarroya afrontaron este martes un día intenso de viaje con la disponibilidad de trece efectivos de entre los que deberán escoger a doce jugadores para la disputa del duelo europeo.

«Vamos a viajar trece a Polonia, con lo que habrá que hacer un descarte», apuntaba el entrenador del cuadro burgalés en la previa del encuentro, que recordaba que «no puede ser ninguno de los jugadores nacionales», ya que la competición tiene reservado ese cupo de cinco fichas. Finalmente, Huskic ha sido el descartado por Peñarroya. El serbio no viaja a Polonia, la versión del club alega una recaída de la lesión, sin embargo flota en el ambiente que el buen rendimiento de otros jugadores ha convencido al entrenador catalán.

Rival y antecedentes

En el partido de la primera vuelta, el San Pablo Burgos desplegó un enorme potencial ofensivo que dejó el marcador en un tanteo muy elevado (110-78) en el Coliseum. El juego «en transiciones rápidas» permitió a los burgaleses «marcar nuestro ritmo», un objetivo que buscarán en este nuevo choque, aunque se prevé que diste del disputado en el mes de octubre.

«Anwil dispone de un equipo con mucho talento, que ha demostrado que es un conjunto muy peligroso, y más en su casa», advertía Peñarroya. El grupo que dirige Igor Miličić ha crecido con respecto a la última vez que los de Castilla y León se enfrentaron a él, con la incorporación de Shawn Jones, un interior «atlético», que aporta mucho «en situaciones de continuación y de rebote».

En la nómina de destacados, aparecen Ricky Ledo y Tony Wroten, por su gran capacidad anotadora. El cuadro polaco «no renuncia a jugar partidos de tanteo muy alto porque es donde se sienten a gusto», afirmaba el técnico de los burgaleses, que añadía: «Tienen muchos puntos en las manos».

De vencer, el San Pablo Burgos pondría dos triunfos más el average de distancia con Anwil Wloclawek, lo que supondría un nuevo paso adelante de cara a pelear por la clasificación para la siguiente ronda europea. «Tenemos que intentar ser sólidos en nuestra defensa y aprovechar el juego en transición», señalaba Peñarroya como las claves para hacerse con la victoria.

El partido

El San Pablo Burgos se enfrentará a Anwil Wloclawek este miércoles, a partir de las 20:00 horas, en el Hala Mistrzów.