ElSalvador_Supercopa

Emoción a flor de piel la vivida esta mañana en los campos de Pepe Rojo en la final de la Supercopa de España 2018. Los más de 4000 espectadores congregados en las gradas de las instalaciones de la carretera de Renedo guardaban un intenso minuto de silencio en memoria del joven Guillermo de Miguel Martín, canterano del equipo sub’16 de SilverStorm El Salvador, que fallecía este sábado víctima de un trágico accidente. Los compañeros del jugador y los dos equipos unidos dieron una preciosa imagen de lo que son los valores de este deporte. También se recordó con ese minuto de silencio a las víctimas de la riada en Mallorca.

Pasando ya al plano deportivo, control era la palabra clave en el partido que ha dado a SilverStorm El Salvador la sexta Supercopa de España que luce desde hoy mismo en las vitrinas colegiales, gracias a que el conjunto dirigido por Juan Carlos Pérez ha sabido contrarrestar el planteamiento del VRAC Quesos Entrepinares, repitiendo muchos de los aciertos de los primeros encuentros de la temporada y evitando errores.

Además, las cosas se ponían de cara para los intereses blanquinegros desde muy pronto. Sólo habían transcurrido 4 minutos de partido cuando Nuu Junior conseguía un ensayo marca de la casa, escapándose de cuantos defensores le salían al paso para abrir hueco y llegar a la zona de marca. Rust ponía los dos extra desde una posición muy complicada, en una patada de gran mérito que fijaba el marcador en 0-7 en ese momento.

La primera incursión de los hoy locales en campo contrario daba tres puntos a VRAC Quesos Entrepinares gracias a un golpe de castigo que Gareth Griffiths pasaba con calidad en el minuto 7. Pero se hacía esperar poco tiempo la respuesta de SilverStorm El Salvador, ya que apenas 3 minutos más tarde Christian Rust acertaba con otro golpe desde posición muy lejana, poniendo el 3-10 en el electrónico de Pepe Rojo.

Entraría el encuentro a partir de ahí en una fase de neto dominio por parte colegial, que prácticamente no abandonaba la mitad del terreno de juego correspondiente al equipo azulón. Sin embargo, tanto por algunas indisciplinas como por leves errores los puntos parecían resistirse a llegar en estos minutos.

La dinámica era rota en el minuto 33 con una de esas genialidades a las que Christian Rust tiene acostumbrado al público de Pepe Rojo, haciendo valer un balón que llegaba a manos del zaguero de SilverStorm El Salvador en las inmediaciones de la línea de 22, para, tras varios quiebros, forzar el hueco en la zaga de VRAC Quesos Entrepinares, y marcharse bajo los palos para posar. No fallaba con el pie, y en ese momento ponía un cómodo 3-17 en el marcador.

Pero no se puede dar por vencido a un rival de la talla del que hoy tenía enfrente el conjunto de Juan Carlos Pérez. VRAC Quesos Entrepinares se sacudía la presión, y en una buena jugada de la tres cuartos el oval llegaba a las manos de Álvar Gimeno, que posaba junto al banderín en el minuto 34, en una acción que tuvo que ser revisada dado lo ajustado del momento por parte del TMO. Griffiths hacía los dos extra y apretaba el marcador hasta el 10-17.

Se ajustaban aún más las cosas apenas dos minutos más tarde, cuando Chris Eaton supo encontrar un hueco en la zaga de SilverStorm El Salvador que le permitió irse hasta la zona de marca, aunque en esta ocasión el ensayo no era transformado, con lo que la manija seguía siendo para los colegiales con el 15-17.

Sin ninguna tregua en el trepidante final del primer tiempo, un balón bien circulado por parte de la tres cuartos chamiza llegaba a manos del hoy debutante Josh Tafili, que desplegaba su enorme calidad y velocidad en el flanco izquierdo del ataque para penetrar sin oposición en la zona de marca y anotar el tercer ensayo de los de Juan Carlos Pérez, que dejaba el balance al paso por vestuarios en 15-24.

Nervios en la segunda parte

Cambiaba de cara el encuentro en el segundo tiempo, con numerosos errores por parte de ambos conjuntos, tanto en el pase como en el manejo del oval. Indecisiones, golpes reiterados por ambos contendientes, y ocasiones en las que, incluso dentro de las zonas de 22, los puntos se resistían a llegar.

El encuentro pudo cambiar radicalmente en el ecuador de este segundo tiempo cuando, en un placaje muy duro, aunque sin mala intención, por parte de Pelayo Ramos sobre John Wessel-Bell el medio de melé de SilverStorm El Salvador veía la tarjeta roja, dejando a los colegiales con uno menos para el resto del encuentro.

Quería aprovecharse de la situación el conjunto quesero, pero la defensa de SilverStorm El Salvador se mostró a un enorme nivel pese a esta adversidad. Sí que conseguiría VRAC Quesos Entrepinares una nueva marca, obra de Kalokalo Gavidi, gracias a su insistencia en la línea de 5 metros, tras haber sido frenados por los defensores blanquinegros en varias ocasiones. Ferrández pasaba la transformación, y situaba el 22-24 que a la postre sería definitivo en el marcador.

De esta forma SilverStorm El Salvador conquista la Supercopa de España 2018, tras conseguir las cinco primeras ediciones de la competición de forma consecutiva y rompe un periodo de 11 años sin alzarse con este título, así como la hegemonía de VRAC Quesos Entrepinares, que se había hecho con las 6 últimas ediciones de la competición.

En la sala de prensa de Pepe Rojo comparecían los entrenadores y capitanes de ambos equipos. El técnico de VRAC Quesos Entrepinares Diego Merino se lamentaba “por un título que se nos ha escapado, y que limita nuestras opciones de este año a la Liga y a la Copa Ibérica, puesto que en la Copa de SM el Rey lo tenemos muy complicado”.

Por su parte el entrenador de SilverStorm El Salvador Juan Carlos Pérez manifestó sentirse “contento por el dominio que hemos tenido en el partido, salvo los 5 minutos del primer tiempo en que se nos ha ido la cabeza”. El técnico colegial añadía que “en el segundo tiempo, sobre todo tras la roja de Pelayo, hemos sabido llevar el partido donde queríamos, para amarrar el triunfo”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here