Martin Du Toit avanza con el balón en un ataque de SilverStorm El Salvador contra la defensa de Lexus Alcobendas en la final de la Copa de SM el Rey disputada en Burgos. Foto JL Useros

Por poco, pero la final se escapó. Con una mezcla de mala suerte y errores puntuales, SilverStorm El Salvador no consiguió conquistar su octava Copa de SM el Rey, pese a desplegar un buen juego sobre el césped de San Amaro, siendo los jugadores de Lexus Alcobendas los que supieron aprovechar sus oportunidades para acabar llevándose el gato al agua y revalidar su título de campeones coperos.

Con unos primeros minutos de tanteo entre ambos equipos, en los que el marcador sólo se movió gracias al certero pie de Javier López, los jugadores de Juan Carlos Pérez trataron de estirarse para encontrar huecos en la defensa granate, gracias sobre todo a peligrosas internadas desde campo propio, protagonizadas por Jaime Marín y Emmanuel Harmatiuk en sendas ocasiones, aunque sin el premio de los puntos.

La melé era dominada por los de Tiki Inchausti, pero las fases estáticas se igualaban gracias al buen hacer vallisoletano en los saques de lateral, tanto propios como ajenos, con los que el peligro seguía llegando, aunque los puntos se resistían aún. El electrónico se iba hasta el 0-9 en el minuto 30. Poco más tarde una buena transmisión de la línea servía para que Christian Rust acertase con los palos -tras un primer golpe que se estrelló en el poste en el minuto 12-, recortando distancias hasta el 3-9.

Un nuevo golpe de López cuando el primer tiempo agonizaba supuso el 3-12 con el que se llegaba al descanso. Un tiempo de asueto que sirvió a los blanquinegros para saltar al campo con energías renovadas, planteando un juego dinámico, decidido a recortar las distancias en el marcador.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Tras una nueva patada acertada del apertura de Lexus Alcobendas llegaba el primer ensayo de SilverStorm El Salvador, tras una melé en la que la transmisión del oval llegaba al ala izquierda, encontrando Rust el hueco para conquistar la zona de marca y poner el 10-15 en el minuto 47, transformando él mismo su ensayo.

Volvía a despegarse el conjunto madrileño en los siguientes minutos, con dos nuevos aciertos con los palos de López, hasta el 10-21 del minuto 53. Pero, con un buen saque de lateral dentro de la 22 rival, SilverStorm El Salvador conseguía montar un buen ataque, llegando el oval a manos de Martin Du Toit, quien ensayaba en el minuto 57 junto al banderín, para poner el 15-21 en ese momento.

La defensa blanquinegra se mostraba también sólida, aguantando los embates granates, incluso a escasos metros de la zona de marca. Tras una patada defensiva se montaba de nuevo un ataque peligroso en campo rival, con el que llegaría un nuevo golpe de los de Juan Carlos Pérez, que Rust pasaba entre palos para apretar el marcador hasta el 18-21 del minuto 69.

10 minutos de máxima intensidad, por tanto, los que restaban en San Amaro en ese momento. La presión vallisoletana daba frutos en el minuto 73, con un nuevo golpe de castigo que podría haber sido el empate, aunque la mala fortuna hizo que la patada de Rust volviese a estrellarse, como en el primer tiempo, contra el poste.

Los madrileños supieron dormir el partido desde ese momento, certificando su triunfo con el último golpe de López con el partido prácticamente finalizado, para colocar en el electrónico el definitivo 18-24 con el que revalidan su título de campeones de la Copa de SM el Rey.

Tras el partido, Juan Carlos Pérez afirmó que “nos han lastrado los golpes de castigo fáciles que hemos concedido. Nuestra actitud ha sido en todo momento la de ir a por ellos y a por el partido. Estoy contento con el sacrificio de los jugadores, que se han entregado como les hemos pedido, y ha sido una pena no conseguir la victoria”.

El técnico de SilverStorm El Salvador también aseguraba “sentirse satisfecho con la mejora del equipo en el segundo tiempo. Seguimos desarrollándonos, y ahora nos toca corregir errores que se han visto hoy. Tenemos que mejorar en algunos aspectos, pero, pese a perder, me voy contento con el juego del equipo que se ha visto, sobre todo en el caso de algunos de nuestros jugadores más jóvenes”.

El capitán Pelayo Ramos analizaba el partido vivido desde dentro, haciendo autocrítica “por los golpes concedidos, pero con satisfacción por nuestro juego, con dos ensayos, avanzando y luchando por el partido”