El Salvador afianza su liderazgo en la Liga de División de Honor tras la disputa de la decimotercera jornada. El equipo que prepara Juan Carlos Pérez se deshizo con autoridad de AMPO Ordizia (47-26), lo que permite a los vallisoletanos tomar los mandos de la clasificación en solitario merced al bonus ofensivo logrado en el Pepe Rojo. Alcobendas Rugby, por contra, no fue capaz de amarrarlo frente a un Les Abelles (29-23) que se hizo acreedor al punto defensivo por su pundonor y tesón a lo largo de los 80 minutos.

La Unió Esportiva Santboiana sudó de lo lindo para mantener su condición de invicto en su feudo (34-28) ante un Aparejadores de Burgos que evidenció su buen momento de forma, aunque finalmente sólo le sirviera para arañar el bonus defensivo. Importante triunfo el obtenido por VRAC en Madrid (26-28) ante un Complutense Cisneros embarcado en su misma pelea por alcanzar los play-off.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

El Salvador dio un golpe de autoridad doblegando sin paliativos al Ordizia (47-26). Una primera mitad para enmarcar del Chami, con repóker de ensayos incluido (Katz, Du Toit, Velarde y dos de Lainz, que suma y sigue), dejó el aperitivo de la semifinal copera del próximo mes visto para sentencia mucho antes de lo esperado. La fragilidad defensiva de los del Goierri les penalizó en exceso ante un líder que se hartó de romper la retaguardia guipuzcoana con su juego eléctrico a la mano. La reacción de los pupilos de Iñigo Marotias llegaría en el acto final, en el que sumarían tres posados, pero apenas sirvió para maquillar la debacle previa. Pese a quitar el pie del acelerador, los pucelanos se cuidaron muy mucho de mantener a raya a su rival y, sobre todo, no dejar pasar la ocasión de sumar el bonus ofensivo que les otorga nuevamente el liderato en solitario.

Unió Esportiva Santboiana y Burgos hicieron las delicias de los aficionados que se dieron cita en el Baldiri Aleu con un encuentro jugado de poder a poder (34-28), en el que la victoria bien pudo caer de cualquier lado. Al espectacular arranque del decano, que colocó un 14-0 antes del primer cuarto de hora, respondería de inmediato Aparejadores, que demostró en tierras catalanas el porqué de su reciente triunfo sobre el líder de la competición.

El intercambio de ensayos y golpes de castigo fue una constante durante buena parte de los 80 minutos. Y también el equilibrio en el luminoso a partir de la media hora de envite. Ambas escuadras ingresaron en el tramo final del choque igualados a 28 tras un certero golpe convertido por Tomás Carrió para los burgaleses. Fue ahí cuando apareció la figura de Javier Rojas y su pateo infalible. El argentino clavó dos patadas, la última casi sobre la bocina, que acabarían privando a los chicos de José Ignacio García de darse el gusto de ser los primeros en vulnerar esta temporada el hogar del decano.

El Complutense Cisneros no pudo rubricar su mejor racha de la temporada aprovechando la visita de un VRAC que se marchó del Central con una bocanada de aire fresco merced a una ajustada victoria (26-28) que permite al vigente campeón mantener intactas sus opciones de meter finalmente la cabeza en los play-off, a falta de tres jornadas para la conclusión de la liga regular. Los colegiales fueron capaces de mantener a raya durante bastantes minutos a los vallisoletanos a fuerza de golpes de castigo, que Gonzalo Vinuesa ejecutó con supina precisión. Los de Telleriarte, mejores que su rival en el primer acto, no supieron sacar petróleo de los errores defensivos continuados de su rival. A los queseros les bastó con cerrar el grifo en retaguardia y meter una marcha más en ataque para darle la vuelta al marcador en el ecuador del segundo tiempo. Vinuesa volvió a estrechar los guarismos con un nuevo golpe de castigo, pero al azul-azul le faltó rematar la faena con un posado postrero que nunca llegaría.