Foto: Valentín G. de Garibay

Taquicárdico. Así fue el final del partido entre el Aula Valladolid y el Rocasa Gran Canaria, que terminó en empate (26-26). Un gol de Spugnini sobre la bocina arrebató un punto a las blanquiazules, que firmaron diez minutos finales de maravilloso balonmano. Porque las de Miguel Ángel Peñas se vieron con una desventaja de cinco goles en el ecuador de la segunda mitad y supieron sacar sus mejores armas en un final que, de nuevo, no les sonrió. Porque, aunque el punto debe considerarse como muy bueno, el Aula Valladolid se volvió a quedar a un solo paso de ganar a uno de los grandes equipos de esta Liga Guerreras.

La defensa vallisoletana se exhibió en los primeros minutos, con un gran despliegue físico para evitar los lanzamientos de la primera línea de las canarias, que supieron leerlo bien para conectar con Spugnini, que hizo tres goles en los primeros diez minutos. En ataque, las vallisoletanas insistía en la circulación en los seis metros par superar el 6:0 de las locales. Con todo, el partido no se desequilibraba para ninguno de los dos lados.

Ls blanquiazules no consiguieron desnivelar el marcador cuando jugaron su superioridad por la exclusión de Manuela Pizzo. Pero sí lograron abrir una ínfima ventaja cuando se llegaba al ecuador de la primera mitad, gracias a la gran actuación de Lulu Guerra, que detuvo dos siete metros, y al acierto de Amaia G. De Garibay y de Elba Álvarez (6-8, min.15). Tan bien estaba defendiendo el Aula, que Rober Cuesta tuvo que pedir tiempo muerto para frena la buena racha de las vallisoletanas.

Fue también el momento elegido por Miguel Ángel Peñas para hacer los necesarios cambios, con la entrada de la segunda unidad, con Elba Álvarez como única jugadora que aún aguantó unos minutos más sobre la pista. A la segunda unidad le costó más atacar la defensa del Rocasa, que aprovechó las pérdidas continuas de las blanquiazules para empatar el partido (11-11, min. 24). Los últimos minutos de la primera mitad hicieron daño al Aula Valladolid y obligaron a Miguel Ángel Peñas a pedir un tiempo muerto para evitar irse al descanso con un menos dos en el marcador. Aguantó los malos minutos el equipo vallisoletanos para irse al descanso por solo un gol por detrás en el marcador (13-14). Todavía quedaba mucho partido.

Pero no salieron bien las Miguel Ángel Peñas tras el descanso, algo que aprovechó Rocasa para hacer un parcial de 0-2 y poner tres goles de ventaja en el marcador. Ayudó también la buena actuación a Silvia Navarro, que mantuvo un espectacular duelo en la portería con Lulu Guerra. En ataque, el equipo se aferró a Elba en los momentos más complicados. Pero el acierto de Pavlovic y de Maria Gomes abrió una brecha de cinco goles cuando se habían jugado algo más de diez minutos de la segunda parte (20-15) y obligó a Miguel Ángel Peñas a volver a pedir tiempo muerto para corregir los problemas defensivos de las blanquiazules.

Y como siempre, el Aula Valladolid reaccionó cuando más difícil se le habían puesto las cosas. Con una Lulu Guerra superlativa, las vallisoletanos se metieron en el partido como más les gusta: a toda velocidad. Dos goles de Amaia G. De Garibay y uno de Teresa Álvarez en primera oleada permitieron que las blanquiazules hicieran un parcial de 0-3 y se colocaran a un solo gol (22-21, min. 48). Las de Peñas iban a pelear hasta que les llegara el aliento.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Y fue entonces cuando llegó la exclusión de Jimena Laguna que iba a obligar a las vallisoletanas a jugar los minutos claves del partido en inferioridad. Aguantaron las blanquiazules para entrar en los últimos cuatro minutos uno abajo (24-23).

Ahí a parición Danila So Delgado, eclipsada en la tarde de hoy por la gran actuación de Silvia Navarro. Pero la lateral supo aguantar el chaparrón de paradas para anotar dos goles en los momentos más importantes. Con todo, el 25-26lo hizo la siempre inteligente Jimena Laguna cuando restaban poco más de quince segundos. Luego llegaría el gol de Spugnini sobre la bocina y la sensación de que el punto es muy bueno, pero que ahora mismo el equipo merece más ante los clubes de arriba.