@atlvalladolid

La situación excepcional provocada por el coronavirus también ha afectado al trabajo diario del primer equipo. Con la Liga Sacyr Asobal suspendida durante quince días y el pabellón Huerta del Rey cerrado los gladiadores azules deberán detener su preparación de forma grupal y continuar sus entrenamientos en sus casas.

De este modo, los jugadores del Recoletas Atlético Valladolid seguirán trabajando de forma individual y en sus domicilios con un plan específico para cada jugador planificado por el preparador físico del club, Pablo Arranz. El objetivo es mantener las mejores condiciones físicas posibles para cuando puedan reanudarse los entrenamientos y la competición.