Atletico Valladolid-Benidorm

El Recoletas Atlético Valladolid ofreció toda una lección de balonmano, de buen balonmano ofensivo en su victoria ante el BM Benidorm (32-20). Un triunfo cimentado en la fe en un estilo de juego que apuesta por la rapidez e intensidad ofensiva y por una variedad táctica tan atrevida como arriesgada. Además, la actuación coral de la plantilla, sin protagonistas individuales, sirvió de nuevo para extenuar a un rival que se vio superado y sin capacidad de respuesta.

Una victoria que llegó tras remontar un marcador muy adverso (5-10, minuto 17) y que se fundamentó en un espectacular parcial de 11-0 entre el final de la primera parte y el inicio de la segunda. Del 7-12 del minuto 21 se pasó a un 18-12 en el 36. Un auténtico huracán de juego ante el que el Benidorm se quedó complemente paralizado.

Este triunfo, el tercero en cinco jornadas, permite al Recoletas Atlético Valladolid sumar 7 puntos y firmar su mejor inicio en Liga Asobal, que le deja, de momento, en la segunda plaza de la clasificación, algo histórico para el club vallisoletano.

El choque además fue muy emocionante para la plantilla vallisoletana ya que se guardó un minuto de silencio por el padre de Abel Serdio, fallecido esta semana. Además, todos los jugadores quisieron mandar un recuerdo cariñoso a Jorge Serrano, lesionado gravemente y que estará fuera de las pistas entre 5 y 7 meses. La plantilla salió a Huerta del Rey con una camiseta con un mensaje de ánimo y un crespón negro.

Y eso que el choque empezó tal y como no quería el Recoletas Atlético Valladolid, con un BM Benidorm muy fuerte atrás, con un 6-0 inexpugnable y un portero, Leo Vital, que se convirtió en un muro durante muchos minutos. El ataque local sufrió lo indecible para marcar ante un rival muy duro y bien posicionado en la zona defensiva. Vital terminaría la primera parte con 11 paradas, con un 48% de efectividad, cifras que demuestran el sufrimiento que tuvieron los gladiadores azules en cada ataque.

El 0-4 de inicio fue una clara señal de alarma que David Pisonero quiso cortar con un tiempo muerto en el minuto 6. No lo consiguió del todo, pero al menos, el Recoletas pudo comenzar a anotar con algo más de fluidez (4-7, minuto 14). Sin embargo, el BM Benidorm alcanzó su máxima diferencia a favor poco después (5-10, minuto 17) y el partido se ponía muy cuesta arriba para los vallisoletanos.

Remontada vallisoletana

Sin embargo surgió entonces la figura de Diego Camino, que guió al Recoletas con sus goles y terminó por despertar a sus compañeros. Camino anotó cuatro goles consecutivos para mantener viva la llama de los gladiadores (8-12, minuto 21). Dos goles más de Abel y Manu García obligarían a Zupo Equisoain a pedir tiempo muerto (10-12, minuto 25). Pero el Recoletas mantuvo su acierto y logró empatar antes del descanso (12-12) e incluso pudo ponerse por delante.

Una remontada espectacular con un parcial de 5-0 en 8 minutos, en la que se pasó de un 7-12 a un 12-12 y, sobre todo, en la que el juego más dinámico y rápido del Recoletas Atlético Valladolid terminó por imponerse al juego más estático y defensivo del Benidorm.

El equipo visitante no supo contrarrestar tras el paso por vestuarios el ritmo de los gladiadores azules, que se convirtió en un huracán y dejó a su rival completamente paralizado. El parcial se amplió hasta un increíble 9-0 y el marcador se volteó ahora favorable al Recoletas (16-12, minuto 34).

Otro tiempo muerto de Zupo no detuvo el fantástico trabajo del Atlético Valladolid, que fulminaba una y otra vez lo que antes era una muralla inexpugnable. Leo Vital fue sustituido, pero el BM Benidorm estaba totalmente en shock. Dos goles más del Recoletas dejaron el partido en un 18-12, minuto 36, con un histórico parcial de 11-0. Gonzalo Porras cerró al fin la escabechina (18-13, minuto 37), pero el daño anímico que ya cargaba el BM Benidorm era demasiado peso.

Lo más destacado en este parcial del Recoletas Atlético Valladolid fue la gran actuación coral de todo el equipo. Diego Camino y Abel Serdio fueron referentes pero todos aportaron desde la defensa o anotando goles. Se sumó a la fiesta incluso Roberto Turrado, poco dado a marcar goles. Dos tantos suyos pusieron otro hito en el partido: 7 goles de ventaja para el Recoletas (22-15, minuto 41).

El BM Benidorm acusó el golpe y, superado en ánimo en juego por su rival, poco a poco fue perdiendo fuelle, y terminó por entregar el partido a falta de diez minutos. Los vallisoletanos siguieron enchufados y la diferencia fue creciendo hasta llegar a los 10 goles (27-17, minuto 51). El final del choque fue un paseo de los locales, intrascendente y poco competitivo que finalizó con la victoria del Recoletas Atlético Valladolid por 32-20.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here