Fuente: @realvalladolid

El Real Valladolid salva, in extremis, un punto en el José Zorrila, al empatar (1-1) ante un Espanyol que venía a por todas.

No en vano, los de barcelona llegaban como segundos de la tabla. Eso sí, en frente tenían a un equipo que se gustaba a sí mismo en el terreno de juego y que sumaba una racha de 4 victorias consecutivas. Racha que ha llegado hoy a su fin.

El partido fue interseante desde los primeros compases. Ambos equipos sabían qué querían y cómo debían hacerlo, lo que proporcionó un bonito encuentro para el público del José Zorrilla.

Pero fue el Espanyol, gracias al derechazo inesperado de Borja Iglesias, quien se adelantaba en el marcador (0-1) en el minuto 20 de la primera mitad. Un gol que ayudó a definir los roles de los equipos.

Ambas escuadras se marcharon a los vestuarios con un resultado favorable a los de fuera y que sabía a poco al conjunto castellano y leonés.

El Real Valladolid persiguió el empate a lo largo de toda la segunda parte, con ocasiones claras pero viendo como el partido se le escapaba minuto a minuto. El balón no quería entrar, pese a los constantes intentos de la escuadra local. Con el cronómetro marcando el tiempo reglamentario y el asistente avisando de los 4 minutos de descuento, llegó la alegría al estadio Pucelano. Daniele Verde lanza desde lejos y sorprende a un Diego López que solo puede mirar cómo el balón se cuela en su portería (1-1).

Era el empate pero el conjunto blanquivioleta quería más. Restaban apenas un par de minutos y seguía llegando a la portería rival en busca del segundo, que les permitiera seguir la racha ganadora de los últimos días.

Finalmente, reparto de puntos en el José Zorrilla que dejan al Valladolid donde estaba, sexto en la tabla.