La jornada 37 ha simplificado unas cuentas por la permanencia que amenazaban con ser muy complejas, y que dejan al Real Valladolid dependiendo de sí mismo en la última fecha del campeonato de LaLiga Santander. Para seguir en Primera División los de Pezzolano conocen el camino, vencer en el Estadio José Zorrilla al Getafe. Si no se consiguen los tres puntos habría que mirar a Barcelona y esperar.

Este domingo 4 de junio, fecha marcada en rojo, falta por asignar una plaza de descenso, una vez confirmadas las de Elche y Espanyol. El Pucela parte desde el puesto que quema, con 39 puntos, con la ventaja de enfrentarse a un rival directo. Celta y Almería suman 40 puntos, y Valencia, Getafe y Cádiz 41; seis equipos en una carrera que cinco lograrán completar con éxito. Por lo tanto, la matemática es clara: ganar a los azulones supone adelantarlos y evitar caer a Segunda.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Ese +3 dejaría sin efecto, para los vallisoletanos, lo que pasara en otros campos. Pero, ¿qué pasa si no se gana? Obviamente, perder implicaría descender. Mientras que el empate deja abierta una ventana que, aunque pequeña, existe.

Con 40 puntos el Real Valladolid se salvaría si pierde el Almería, que juega ante el Espanyol en Barcelona. Los blanquivioletas tienen el golaverage ganado a los andaluces por lo que en caso de igualar a puntos caerían los de Rubi. En este supuesto, el otro equipo en la ecuación podría ser el Celta de Vigo, que recibe al FC Barcelona, ya que si pierde también se quedaría con 40 puntos. Eso sí, el Real Valladolid tiene perdido el golaverage con los gallegos (igualado el particular, habría que ir al general que no beneficia a los castellanos), mientras que en caso de triple empate sí se salvaría el Pucela y descenderían los vigueses.

La certeza es que Valladolid esta semana tiene que teñirse violeta, respirar fútbol y ser el pilar que sostenga al equipo. Con esa fuerza, este domingo a partir de las 21.00 horas el Estadio José Zorrilla tiene que ser el de las grandes noches, abarrotado, caliente y que lleve a sus jugadores en volandas a por la victoria.