Victoria que permite al Real Valladolid seguir aspirando al ascenso directo a falta de dos jornadas para el final de la temporada regular. Sin embargo el resultado complica mucho entrar en la fase de ascenso a los bercianos, que de todos modos han realizado una deslumbrante temporada. El triunfo ante la SD Ponferradina, cimentado en un tempranísimo gol de Iván Sánchez y las paradas de Masip en el primer tiempo, para dar paso a una mejor versión pucelana en el segundo.

Afrontaba un choque complejo el equipo de Pacheta ante el cuadro berciano que apura sus opciones de clasificarse para fase de ascenso. Pero pronto se puso de cara ya que en el segundo minuto de juego un disparo de Iván Sánchez desde la frontal, algo mordido, que parecía que no encontraría el camino hacia las redes, sí lo hizo, volviendo inútil la estirada de Amir al casi rozar el palo. El partido tenía mucha intensidad en estos primeros instantes y de hecho la Ponferradina gozó de dos buenas ocasiones antes del minuto 10, pero se encontraron el acierto de Masip quien con dos paradas meritorias mantuvo la renta.

Tras esa locura, llegó el control. El Pucela se hizo con el balón y maduró las jugadas con paciencia. Encontró el segundo en un cabezazo de Weissman pero en posición de fuera de juego, y de nuevo aparecieron los bercianos para discutir el dominio local. Masip intervino de nuevo en el 25′ para desbaratar una clara berciana, en una pérdida en la salida de balón, y fue a más el equipo de Bolo poniendo a prueba al entramado defensivo castellano, que aguantó sin fisuras. 

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Cambió el escenario tras el paso por vestuarios. Ajustó mejor en la presión el conjunto blanquivioleta y minimizó los daños, llevando el peso del encuentro. Con el apoyo de la afición, que llenó de ilusión las gradas del Estadio José Zorrilla, se buscó el segundo gol y tras varios intentos, llegó. Era una falta lateral, próxima al córner, y Monchu, recién ingresado al campo en esa pausa, asumió la responsabilidad del lanzamiento. Sorprendió al meta con un disparo directo que supuso el 2-0 y la tranquilidad.

A partir de ahí, de ese minuto 61, el partido fue más cómodo y las llegadas más claras fueron pucelanas. Salvo una, un cabezazo de Ojeda en el área que repelió el capitán Masip. En el otro área Sergio León, de vuelta tras sus cuatro partidos de sanción, Weissman y El Yamiq pudieron marcar.