El Real Valladolid cayó (4-0) en su visita al Camp Nou ante un FC Barcelona que no dio opciones a los castellanoleoneses. Desde el primer minuto los culés quisieron, y lograron, imponer su ritmo, asfixiaron la salida de balón y dominaron en campo contrario. Lo intentó el cuadro blanquivioleta pero se topó contra un conjunto poderoso que, con el marcador a favor a partir del minuto 24, pudo desarrollar todo su potencial.

Esta tercera jornada en LaLiga Santander no fue fácil para los de Pacheta, que quisieron plantear el partido de manera valiente pero se chocaron contra un Barça inquebrantable atrás y contundente arriba. Ahogados por la presión en la salida de balón, las opciones se sucedían a favor de los locales hasta que, después de un larguero de Dembelé y de intentarlo por varias ocasiones con saques de esquina, Lewandowski encontró el camino del gol al rematar en el segundo palo un buen centro lateral. Lejos de bajar el pistón, los azulgrana continuaron su empuje y el Pucela achicó agua como pudo, muy exigidos en tareas defensivas. Hasta que en el 43′ Pedri anotó el 2-0 con un disparo dentro del área. Pudo marcar el Real Valladolid antes del descanso ya que los minutos de descuento del primer tiempo fueron los de más bagaje ofensivo, pero ni Guardiola con un disparo lejano que buscaba sorprender a Ter Stegen ni Anuar, tras controlar en el área un envío lateral ante el que se adelantó el defensor, obtuvieron premio.

El técnico pucelano cambió el sistema para iniciar el segundo acto con la entrada de Roque Mesa y Plano, y quiso el equipo coger aire y tener más balón, pero el Barcelona no lo permitió. Pegajosos, rápidos y fuertes en los choques, y con mucha velocidad en la circulación de balón, eran los locales los que seguían asumiendo el mando del partido. A todo eso se unió la mala fortuna en el tercer gol, un remate de tacón de Lewandowski que tocó en las piernas de Joaquín para cambiar la trayectoria.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

A partir de ahí el Real Valladolid dispuso de sus mejores llegadas. Pero Ter Stegen intervino para desbaratar el disparo de Sergio León, y el rechace, con el que conectó Plano, lo salvó un defensor bajo la línea de gol. Roque Mesa instantes después buscó el gol con un chut potente desde el borde del área pero de nuevo el portero acertó. Anuar pudo recortar la renta pero, en el 70′, golpeó alto en el mano a mano en una buena jugada que nació con una recuperación suya y posterior combinación con Roque Mesa. Esta segunda parte dejó el debut de otro vallisoletano de sangre blanquivioleta con el primer equipo, el canterano Roberto Arroyo, y el partido finalizó con el tanto de Sergi Roberto al cazar el balón tras un disparo del ‘9’ culé que impactó en la madera desviado por la ágil mano de Masip.

Tras este inicio de competición tan complicado, en el que el Real Valladolid suma un punto en tres partidos ante rivales llamados a estar en la zona alta de la tabla, llega el turno de volver al Estadio José Zorrilla para un importante duelo ante la UD Almería, el lunes 5 de septiembre a las 21.00 horas.