Primer partido en San Antonio entre el Real Ávila y el Atlético Aviación. Foto: Mayoral

Cuando quedan poco más de tres años para que el Real Ávila cumpla el centenario -el club se fundó el 8 de agosto de 1923-, vamos a recordar los distintos campos de fútbol donde desarrolló su actividad en la capital abulense, desde que diera sus primeros balonazos en El Pradillo hasta el actual y ya vetusto estadio Adolfo Suárez. Cinco terrenos de juego que han sido escenario de la trayectoria deportiva de la entidad encarnada y donde se han vivido miles de historias desde las categorías regionales a la Segunda División B, su techo competitivo.

Los primeros partidos del Real Ávila se disputaron en el campo de El Pradillo, al norte de la ciudad amurallada, donde hoy se encuentra el Centro Militar de Cría Caballar. Su estancia sería de un año porque en 1924 pasaría al campo de San Francisco, situado en la Huerta o Calleja del Moro, en la actual calle Virgen de la Soterraña. Allí estaría hasta el comienzo de la Guerra Civil en 1936.

Superado el conflicto bélico, hasta 1943 no reanuda su actividad futbolística el Real Ávila, resurgiendo de sus cenizas. Sin ya poder disponer del campo de San Francisco por ser inútil para el balompié, el club volvió a buscar refugio en El Pradillo. Sería de nuevo una sede provisional porque un año más tarde se estrenaba el campo de San Antonio, cuyas obras costaron 45.000 pesetas. El encuentro de inauguración tuvo lugar el 10 de septiembre de 1944 contra el Atlético de Aviación, que había sido dos veces campeón de liga. El público acudió en masa a ver al equipo rojiblanco que se llevaba la victoria sobre el Ávila por 1-7.

Con el derribo de San Antonio en 1972 para hacer la hoy abandonada estación de autobuses, el Real Ávila se quedaba sin lugar donde jugar. La solución temporal era utilizar el campo de la Ciudad Deportiva, el único existente que tenía gradas, con terreno de arena y circunvalado por las pistas de atletismo, entonces de ceniza. Fueron cuatro años de destierro a una zona muy alejada del centro donde se ubicaba la sede anterior de los encarnados. Mucho frío para los escasos espectadores que se daban cita y el descenso hasta la primera regional ordinaria, constituyeron algunas de factores negativos del período gris y de crisis por el que atravesó el club abulense.

44 años de estancia del Real Ávila en el Adolfo Suárez,

La construcción del nuevo campo no vería la luz hasta 1976. Desde entonces está el Real Ávila siendo anfitrión en el Estadio Municipal Adolfo Suárez. El entonces presidente del Gobierno inauguraría el recinto deportivo, dotado de un velódromo que luego apenas tuvo uso salvo para recibir algún final de etapa de la Vuelta a España. El choque inaugural fue en el mes de octubre frente al equipo castellanomanchego del Manzanares. No era el primer partido que se jugaba en el novel estadio porque en septiembre lo habían estrenado el Atlético de Madrid y el Salamanca, con triunfo charro por dos a cero.

Va para 44 años de estancia del Real Ávila en el Adolfo Suárez, su campo más longevo, donde más ha permanecido y en el que ha obtenido sus mayores éxitos como los ascensos a Segunda División B o la disputa de eliminatorias de la Copa del Rey. Lo que en los años setenta del pasado siglo constituía una instalación moderna, hoy está totalmente obsoleta y abandonada, que no cumple con los requisitos necesarios para la práctica deportiva. Aunque ha habido varios proyectos para su remodelación e incluso para construir un nuevo campo, no parece que la ciudad de Ávila vaya a disponer de él en un futuro inmediato, siendo la única capital de provincia de Castilla y León que juega sin que su terreno de juego sea nuevo o al menos haya sido remodelado como hizo Segovia con La Albuera aprovechando la financiación del Plan E.