Foto: Instagram CDZamarat

Un gran último cuarto del Quesos el Pastor no es suficiente para poder vencer en Vitoria y terminó cayendo, 69 a 59 ante el RPK Araski

Cornelius abrió el marcador con un triple pero pronto respondió el equipo local con un parcial 10-0 que hacía solicitar tiempo muerto a Ángel Fernández. El técnico recordaba a las suyas la importancia de cada partido a partir de ahora, pero el Araski se llevó el primer período 17-8.

Brkic tuvo que abandonar el encuentro por una torcedura de tobillo y el conjunto zamorano se vio más perdido que nunca. La defensa, que venía siendo el fuerte del equipo en las últimas jornadas, comenzó a fallar y el resultado fue irse 20 puntos abajo al descanso y con la sensación de no poder sacar el partido adelante (40-20).

Tras el parón el partido continuó siendo más de lo mismo. Las zamoranas trataban de frenar al conjunto local pero, además de no ser capaces, estaban desacertadas en ataque, algo que llevó el partido al último cuarto aún con una distancia abismal entre ambos equipos 57-32.

Cuando todo parecía perdido, McPhee cogió la riendas del equipo y comenzó a sacar parte de esa garra que se ha visto en partidos anteriores. La estadounidense anotó 15 puntos en este acto y el Zamarat fue recortando distancias hasta situarse a 10 puntos, pero se le agotó el tiempo y la victoria terminó quedándose en tierras vitorianas.