Foto: Fiba

El Perfumerías Avenida ha conseguido una importante victoria en el tercer encuentro del Grupo B de la Euroliga frente al TTT Riga por 56 a 68.

Vencer fuera de casa, en Euroliga y en la segunda salida… Pudiera parecer utópico, con la tradición que tiene Avenida, pero no, se ha conseguido. Las charras han vencido a domicilio a TTT Riga 56-68, en un encuentro dominado completamente, salvo un bache en el segundo cuarto, haciendo gala de una grandísima madurez para hacerse con un partido durísimo, trabado y permisivo, en el que las charras se lo jugaron a defender con uñas y dientes en la segunda parte y el choque salió “cara”. Bien es cierto que siempre es más fácil que salga así cuando cuentas con una capitana que, ahora mismo, está a un nivel altísimo, más de lo habitual, y que dio su enésima exhibición, bien secundada por una Erika dominante por momentos que se fue a doble-doble.

El choque comenzaba con ambos equipos poco acertados, con algunos lanzamientos incluso sonrojantes que no tocaban aro. Había que defender y las charras salieron con la lección aprendida, tratando de maniatar al más peligroso arma letón, Peddy, con una defensa primero de Elin y después de Chrissy asfixiante. Los errores dieron paso al “correcalles” posterior, y el partido se disparó en ritmo y anotación, superando ambos conjuntos los diez puntos en menos de cinco minutos. Eso no le convenía a las azulonas, que tenían como misión parar su transición, y la entrada de Givens y Gil fue, de nuevo, clave para ello. Con ambas, Riga se estancó en los 12 puntos que reflejaba su marcador tras diez minutos, 12-18.

Parecía un momento propicio, siempre tirando desde la defensa y a pesar del error en el tiro (terminaría Avenida con 0 de 7 en la primera mitad desde el triple), para romper el duelo. Tuvo hasta tres posesiones el equipo de Lino López para situarse con +10, esa clásica renta psicológica, pero no lo logró y se estancón tremendamente. En los, sin duda, peores momentos del duelo, Avenida comezó a recibir canastas sencillas, basadas en el pick&roll con Vitola, permitió a Peddy meterse en duelo y las letonas, justo antes del descanso, lograban un 15-2 de parcial para dejar preocupación en el bando perfumero.

Lo que dijera Lino en el vestuario lo desconocemos, que surtió efecto, una realidad. La cara de Perfumerías Avenida fue absolutamente distinta tras el descanso. Seriedad desde la defensa y jugando de forma inteligente, las azulonas le volvieron a dar la vuelta al duelo con un 10-0 de parcial inicial. Aquí entraba el momento Erika. Una y otra vez, como un martillo pilón, se encargó de percutir la canasta contra tabla de las de Riga, incapaces de hacer frente a la brasileña. Las azulonas encontraban la ventaja y la aprovechaban, Avenida bordaba el baloncesto en ataque y aguantaba atrás, el marcador se disparaba con nueve de ventaja y diez minutos por jugar.

Había que rematarlo y la sabiduría de la capitana hizo el resto, para redondear un partidazo de clinic. Un triple suyo, que seguía a otro de Elin prácticamente sentenciaba el choque cuando Avenida rondaba los 18 puntos de ventaja. Y entonces comenzó la batalla campal permitida. Riga se refugió en un reparto ingente de manotazos consentidos por un trío arbitral desbordado y, en ese instante fue cuando las azulonas demostraron mayor madurez, aguantando el ataque como buenamente podían, con cerebro, con clase. Bastó Silvia, quién si no, pare rubricar y sumar la primera victoria a domicilio, tan bonita como ilusionante. Camino marcado con paso firme.

Vuelve a disfrutar del partido aquí.