La consejera de Movilidad y Transformación Digital visitó las instalaciones que la empresa GMV posee en la localidad vallisoletana desde el año 1998 y que albergan la infraestructura física que da soporte a las soluciones digitales en las que se basan estos dos servicios de responsabilidad del área dirigido por María González Corral. La empresa, fundada en 1984, cuenta en la actualidad con 260 empleados en Boecillo, presta servicios a clientes en 80 países de todo el mundo y ha facturado 262 millones de euros, 34 de ellos ligados directamente a la actividad en Castilla y León, centrada en automoción, transporte y ciberseguridad.

El Parque Tecnológico de Boecillo se establece como punto de apoyo para las operaciones de refuerzo de la ciberseguridad corporativa y control del sistema de gestión del servicio de transporte a la demanda dependientes de la Junta de Castilla y Léon.

Más en concreto, la empresa es la adjudicataria del contrato para la provisión de servicios al Centro de Operaciones de Seguridad de Redes (SOC), “elemento fundamental dentro del proyecto de gestión integral de ciberseguridad de la Junta que fue reconocido en la última edición de los Premios a la Transformación Digital en la Administración Pública de ASLAN”, así como del relativo a la operación y mantenimiento de la herramienta en la que se basa el transporte a la demanda, “iniciativa que ha dado servicio a 4,21 millones de castellanos y leoneses residentes en un total de 5.066 núcleos de población desde su puesta en marcha en 2004 y ha sido ejemplo a seguir para otros territorios”, recordó la consejera.

En el primer caso, GMV pone a disposición del Centro de Operaciones de Seguridad de Redes, “es decir, el centro especializado que se encarga de velar por que la información que se genera, comparte y almacena dentro de la red de la Junta sea completamente segura”, explicó González Corral, un programa de seguridad formado por diversos sistemas de seguridad de red tales como cortafuegos o sistemas de detección y prevención de intrusiones, “y que es imprescindible para cumplir con los requisitos establecidos en el Esquema Nacional de Seguridad (ENS)”, agregó.

Esta solución, “en constante adaptación a las crecientes necesidades y actualización para detectar y actuar sobre los riesgos de seguridad, cada vez más generalizados, complejos y sofisticados”, apuntó la consejera, se dedica a recolectar todos los eventos de seguridad y actividades sospechosas que surgen en los intercambios de información, identificarlos, analizarlos y atenderlos, “convirtiéndose en una aplicación crítica para la administración”.

En el segundo, el contrato incluye los medios materiales y humanos para operar la Central de Reservas del servicio de transporte a la demanda, “que debe estar disponible 24 horas al día, los 365 días del año”, indicó González Corral, el alojamiento de los equipos donde se integra la plataforma tecnológica en la que se basa, el plan de mantenimiento y actualización, y los sistemas de información para los usuarios, tanto en las app de iOs y Android como en la página web, en el que, al menos, figure ruta solicitada, horarios y posibilidad de hacer reservas de viaje.

Además de conocer en detalle el funcionamiento interno de las herramientas tecnológicas que sustentan los dos contratos en los que la Consejería de Movilidad y Transformación Digital está invirtiendo 4,27 millones de euros, María González Corral hizo lo propio con los proyectos de automoción, tercera pata de la actividad que GMV desarrolla en Boecillo, y que, en estos momentos, se centra en la creación de un software que permita avanzar en la conducción autónoma y el vehículo conectado, “un inmejorable ejemplo de aplicación de las nuevas tecnologías a la mejora de la seguridad vial en la movilidad por carretera, algo en lo que desde la Consejería, en colaboración con otros actores, como la Universidad de Salamanca, también estamos trabajando”.