El Palencia visita este viernes a las 21:00h, frente al Juaristi ISB el último encuentro de la liga regular. Y lejos de ser un partido tranquilo, hay mucho en juego sobre la pista del Polideportivo de Azpeitia.

Tras la derrota del pasado fin de semana, en casa con HLA Alicante, el equipo morado aún depende de si mismo para conseguirlo y es que, si gana el este viernes, a Juaristi ISB en su casa, el Palencia tendría automáticamente garantizado el factor cancha. En caso de derrota debería de esperar a ver qué hacen sus rivales. Los equipos implicados en la lucha por los dos puestos disponibles son; Coruña, Basquet Girona y Oviedo. Si los morados son capaces de ganar, tendrían asegurada, al menos, la quinta plaza. Si no lo consiguen, deben mirar a los resultados acontecidos en otras pistas. Por su parte, el Juaristi se juega nada menos que el descenso a la LEB Plata. Por lo que los locales no pondrán las cosas nada fáciles a los nuestros.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

«Este partido lo afrontamos con muchas ganas. Nos jugamos mucho ambos equipo así que esperamos un partido muy duro. Tenemos que hacer el mejor partido posible y luego esperar» afirmaba Pedro Rivero en la previa.

«Cuando no te salen los partidos como quieres, los dos primeros días cuesta un poco coger el ritmo a los entrenamientos, pero estamos bien y veo a la gente con muchas ganas«.

El Juaristi es el décimo quinto clasificado. Los vascos dependen de si mismos para salvarse y, en caso de perder, deberán esperar a ver qué ocurre en otros partidos para ver su destino final.

A pesar de su posición en la tabla, el Polideportivo de Azpeitia es una de las canchas más complicadas de la categoría, «allí han ganado a todo el mundo, a Granada, a Coruña, a Estudiantes… Es un equipo que en su campo suben mucho los porcentajes, son más agresivos y se encuentran muy cómodos. Tendremos que competir con eso y con el ambientazo que crearán» afirmaba el técnico morado.

«Tenemos que estar serios los 40 minutos y no cometer errores que nos castiguen en exceso. Si cada error que cometes ellos suman puntos, al final es un problema» finalizaba Rivero.