Foto: @ACBCOM. A. Bouzo

Mejoró el equipo palentino, incluso dominó el choque ante Baskonia, sin embargo el último cuarto (32-14) dictó sentencia y los morados cayeron por 94-82 en un enfrentamiento complicado. El Palencia lideró durante tres extensos períodos con un sólido juego de baloncesto, pero no pudo resistir la reacción local en el último cuarto de un enfrentamiento adelantado correspondiente a la decimoquinta jornada de la Liga acb. (Aquí lo mejor del choque).

Los castellanoleoneses, ubicados en la parte inferior de la tabla y aún a la espera de un entrenador, demostraron su orgullo después de la destitución de Marco Justo y exhibieron sus habilidades contra otro equipo de Euroliga, como ya lo hicieron ante el Barça.

Chima Moneke encabezó la reacción local con 29 puntos (19/22 tiros libres) y 13 rebotes, respaldado de manera efectiva por Vanja Marinokvic y Markus Howard. En los morados, hasta seis jugadores superaron la decena de puntos de valoración en un esfuerzo conjunto, entre los que destacó Yannick Franke con 16 puntos.

El equipo palentino mostró más energía que los azulgranas, y a pesar de cometer demasiadas faltas debido a su exceso de ímpetu, desafió a los locales en los primeros minutos, durante los cuales el marcador se alternó. A Dusko Ivanovic no le gustó el comienzo de su equipo, por lo que movió rápidamente el banquillo en busca de soluciones para un equipo que tenía dificultades para circular el balón y presionar a su rival.

El Palencia ganó confianza con el paso de los minutos y logró abrir una brecha importante desde el tiro exterior, 11-18, con un gran acierto de Greg Whittington. El segundo cuarto comenzó con un 14-22 que mostraba más ambición por parte de un equipo que, bajo las órdenes de Alberto Padilla, impuso su ritmo y sorprendió a los azulgranas.

A pesar de los esfuerzos de los vascos por recortar la ventaja con velocidad y aciertos desde el exterior, las pérdidas de balón, los errores defensivos y la destacada actuación de Chumi Ortega permitieron al Palencia mantener una ventaja de 12 puntos al filo del descanso, con un dominio claro en el rebote. El atasco ofensivo del Baskonia era evidente, y los castellanos leían con inteligencia los cambios defensivos de los locales. Encontraron a Vanja Marinkovic justo antes del descanso para reducir la distancia a 37-43.

El Palencia resistió el intento de reacción del Baskonia, liderado por Vanja Marinkovic y Chima Moneke, con un intercambio de canastas que solo rompió Markus Howard con tres triples consecutivos.

A pesar de todo, los palentinos no perdieron la compostura, siguieron su plan de juego y evitaron que los vitorianos dieran la vuelta al marcador, cerrando el tercer cuarto con un 62-68. Chima Moneke asumió la responsabilidad y lideró la reacción del Baskonia. Su energía fue el punto de partida para que los vascos revirtieran el marcador con un triple de Codi Miller-McIntyre y otros dos de Markus Howard.

Al Palencia le costó anotar en esta fase del partido, con el avance que logró la escuadra azulgrana liderada por Moneke. El Palencia se aferró al partido, pero solo pudo caer con dignidad por 94-82 ante un Baskonia que buscó ampliar la diferencia lo máximo posible de cara a la clasificación para la Copa del Rey.