El delegado territorial de la Junta, José Mazarías, y la alcaldesa de Aguilafuente, María Luisa López, han visitado esta mañana el Museo de Segovia para contemplar el mosaico del siglo IV de la villa romana de Santa Lucía, cedido en depósito al centro cultural y que ya forma parte de su exposición permanente.

El Ayuntamiento de Aguilafuente ha realizado la cesión de esta pieza, una de las recuperadas en las excavaciones de 1968 en el yacimiento arqueológico de la villa de Santa Lucía. El consistorio de la localidad segoviana ha decidido formalizar el depósito temporal en el Museo de Segovia, lo que permite su custodia y exhibición en el centro que gestiona la Junta de Castilla y León.

La pieza tiene unas dimensiones de dos metros de longitud y un metro de anchura, corresponde a un fragmento de pavimento compuesto por teselas rojas, blancas y negras que definen su policromía. La mezcla de motivos geométricos y vegetales envuelve una gran flor inscrita en el centro del dibujo de la parte inferior del mosaico. Este mosaico constituye uno de los pocos ejemplos de este tipo de pavimentos actualmente visitables por el público en la provincia de Segovia.

El fragmento de mosaico depositado en el Museo de Segovia procede de la sala de representación principal del edificio (el oecus) de la villa de Santa Lucía, un gran salón de recepción y celebración. Formaba parte de un pavimento que ocupaba toda la superficie de esa sala de representación, que medía 10 metros de longitud y 8,3 metros de anchura, instalado sobre una cama de mortero apoyada en una cama de guijarros (statumen), apoyado en un plano nivelado de arcillas.

Excavaciones de 1968

Las excavaciones de esta sala en 1968, espacio que había sido explorado un siglo antes, solo pudieron recuperar parte de este mosaico debido a la pérdida del resto con anterioridad fruto del expolio milenario del edifico tras la etapa tardoantigua. La composición general del mosaico estaba basada en casetones o recuadros separados por un cordel sogueado de dos cabos en ‘esquema de cuadriculado ortogonal con decoración múltiple’, decorados en su interior con motivos circulares y rectilíneos. Este esquema geométrico rodeaba un gran cuadro central con representación de cuatro caballos, muy deteriorado, conformado por un fondo blanco. De los cuatro caballos solo se recuperaron dos de ellos que llevaban sendas cartelas en color con el nombre de los caballos Tacus y Eufrata, los nombres de los ríos Tajo y Eúfrates. La cría de caballos era un elemento de prestigio de estos aristócratas rurales, por lo que era habitual la exhibición de los equinos en pinturas y mosaicos en estas grandes residencias.

Villa tardorromana de Santa Lucía

La villa tardorromana de Santa Lucía constituye un yacimiento arqueológico destacado de la provincia de Segovia, en tanto que el edificio palacial de la misma, datado en el s. IV d.C., fue objeto de una primera actuación arqueológica entre 1968 y 1972, que deparó el reconocimiento de la mitad de la residencia palaciega de un gran propietario de época tardorromana. Entre los materiales destacados recuperados durante dicha intervención se encuentra la colección de orfebrería visigoda, recuperada en la necrópolis alto medieval, conservada, custodiada y exhibida en parte en el Museo de Segovia. También se encuentran los mosaicos que decoraban los suelos de la parte pública de la villa, conservados en su conjunto en el Aula Arqueológica situada en la iglesia de San Juan de Aguilafuente, dependiente de este Ayuntamiento.

La villa contaba con un gran edifico residencial, donde vivía el señor y su familia (la pars urbana), con un amplio conjunto de instalaciones relacionadas con la explotación de la propiedad y con los espacios agrarios y forestales de explotación (pars fructuaria). La residencia principal era sede doméstica y de gestión de la actividad de este gran fundo. En este edificio la arquitectura y ornamentación de los espacios exhibían importantes soluciones estructurales y decorativas que remarcaban el poder y prestigio de estos grandes propietarios. Eran las salas de representación y otros espacios de recepción y tránsito público las que recibían las decoraciones y ornamentaciones más destacadas, donde se concentraban los principales pinturas y mosaicos del edifico.  

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter