El Munia Panteras se impuso este pasado sábado al Vitaldent SAB Tucans en el primer partido de la final de la Liga Elite Iberdrola, máxima categoría del hockey línea nacional femenino, y se queda a una victoria de volver a alzarse con un título que no logra desde 2016. Las vallisoletanas disputaron un encuentro muy serio en el Polideportivo de La Pau de Sant Adriá del Besos (Barcelona), logrando el triunfo con dos goles de Jimena Díez, uno en cada mitad, y hasta tres lanzamientos a los palos. La eliminatoria se decidirá en una semana en el Polideportivo Canterac.

El partido en Barcelona comenzó con un lanzamiento al palo de Olivia Monjas, dejando claras las intenciones de un Munia Panteras que quiso mandar desde el inicio. Y que lo hizo, siempre sin descuidar la faceta defensiva en una pista más pequeña que la de Canterac. Las vallisoletanas sabían que necesitaban su mejor versión para sumar el primer triunfo de la final.

Y así en el minuto 12, y tras el protagonismo de las dos porteras, la local Xenia Seoane y la visitante María Sierra, evitando el gol en varias acciones positivas, Jimena Díez abrió el marcador, en una buena salida desde atrás, de un fuerte lanzamiento tras apoyarse en su hermana, Elisa. El Munia Panteras hacía lo más difícil en estas pistas, adelantarse en el electrónico. Y mantuvo bien la renta, controlando el choque e incluso buscando el segundo. Pero sin suerte. Y cuando el encuentro parecía que llegaría al descanso con ese 0-1, un ataque vallisoletano se convirtió en una pérdida y en un dos contra la portera María, que materializó Tamara Grande en el 1-1. Quedaban tan solo 3 segundos para llegar al parón del intermedio.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

El mazazo lo trató de revertir el cuadro de Andrés Portero volviendo a adelantarse, pero otra vez el palo se opuso. En dos ocasiones. Ambas de Ana Sierra a los tres y seis minutos de la reanudación. El Munia Panteras volvía a controlar. Atrás estaba segura María Sierra y solo faltaba el gol. Lo tuvo Olivia Monjas a once del final, rompiendo la defensa local con velocidad, pero topándose con Xenia.

Y el partido entraba en su recta final. Andrés Portero pidió tiempo muerto para ordenar el juego y a las suyas. Y a seis para el final llegó el premio, en la enésima recuperación, apertura a una de las alas y lanzamiento de Jimena Díez que, esta vez sí y con un poco de suerte, entró en la portería local. Quedaba mucho pero las Panteras jugaron con poso, manteniendo la pastilla durante mucho tiempo, desesperando al rival y saliendo bien tratando de finiquitar el duelo. Ni cuando Tucans arriesgó con portera-jugadora hubo mucho sufrimiento. Así que la victoria viajó a Valladolid y con ella, el primer paso hacia el título. Falta un segundo, que puede llegar este sábado en Canterac.