El derbi burgalés es del Mirandés (3-1). Los rojillos se llevaron el choque provincial ante el Burgos C.F. por la vía de la remontada, con goles, juego y un espectáculo mágico en Anduva.

Los de Joseba Etxeberría estuvieron bien respaldados en la grada por una afición que se entregó a los suyos y se sobrepuso a un marcador en contra que llegaba a los seis minutos de juego. En la primera acción de ataque del cuadro visitante. Un envío desde la esquina encontraba la cabeza de Elguezabal para hacer el primero de la tarde.

El golpe no iba a desbaratar en absoluto la ilusión de un equipo y una ciudad que rebosaba ilusión por llevarse un derbi especial, el primero en la historia en el fútbol profesional en Anduva.

De esto modo los rojillos volvieron a sacar del centro del campo y se pusieron manos a la obra para buscar la remontada. Y las acciones no tardarían en llegar. Brugué mandaba un disparo al larguero en plena reacción jabata. Posteriormente Riquelme y Camello ponían el uy en la grada con dos buenas acciones que no veían puerta.

Se mascaba que la tarde iba a dar para mucho y los rojillos prometían alegrías. A los 22 minutos llegaría la primera en el primer envío que cazaba el hombre gol del momento, Alejandro Marques. El venezolano conectaba un buen remate en el segundo palo, sobreponiéndose a su par, y haciendo una merecida igualada en Anduva.

La adrenalina se disparaba en el feudo rojillo queriendo aprovechar el momento para hacer el segundo antes de pasar por vestuarios. Sin embargo el resultado no se movería más antes del descanso y los goles llegarían ya en la reanudación.

Cuatro minutos daría de tregua Marqués para volver a perforar la red de Caro. En el 49 el delantero recogía un buen balón filtrado para empalar y hacer el segundo del día en su cuenta particular. El de la remontada.

La ventaja local cambiaba ahora los planes de un partido que hasta el momento era de control y dominio rojillo. El Burgos C.F. estaba obligado a mover ficha para buscar ahora el empate. Que buscaron los de Julián Calero con envíos largos y acciones a balón parado que no fructificaron.

Recuerda seguir la actualidad deportiva en nuestros perfiles de Facebook y Twitter

Con el Burgos C.F. en posiciones adelantadas, el Mirandés encontró en el contrataque su mejor manera de hacer daño y cerrar la tarde. Así llegó el gol de Sergio Camello a los 73 minutos en una tremenda acción individual que el punta resolvía ante Caro para cerrar el choque.

Con este triunfo el C.D.Mirandés iguala al Burgos C.F. con 46 puntos en la clasificación y el golaverage ganado para afrontar ahora las últimas siete jornada de LaLiga Smartbank.