El caso del Real Burgos y su situación en la Tercera División está aún lejos de resolverse, tal y como evidencia el nuevo requerimiento que el juzgado le ha hecho a la Federación de Castilla y León.

Con este van cuatro, los requerimientos que ha recibido tanto la Federación como su presidente, Marcelino Maté, para que de cumplimiento a la medida cautelar dictada el pasado 16 de agosto de 2018.

Según ha informado el equipo burgalés, a través de una nota de prensa, el Juzgado de Primera Instancia número 5 de Valladolid pide a Maté el cese de la organización de la competición y plantea la posibilidad de medidas económicas de no cumplirse inmediatamente.

Una vez más quedan abiertas todas las opciones en un caso que, tal y como recuerda el Real Burgos, es único en el fútbol nacional.

Consecuencias

Aún podría pasar de todo, pese a lo avanzado de la competición, si se tiene en cuenta que este requerimiento, con fecha del 12 de marzo, sigue pidiendo que se cumpla la medida cautelar de agosto. El Real Burgos califica como adulterada la competición regular del Grupo VIII de tercera división, así como los descensos y la fase de ascensos que de ella pueda derivar.