Gira Megacracks (Foto: @InterMovistar)

Gracias a la ayuda del Deporcyl Guardo, el Inter Movistar arrancaba el año 2020 en Guardo este lunes con su gira Megacracks.

Casi 500 niños acudían a la «Bombonevera», como es conocida en Palencia y provincia la cancha de juego del equipo de fútbol sala, para disfrutar de una mañana de deporte junto a los jugadores del Inter Movistar, aunque con la ausencia de Ricardinho. El astro portugués no pudo asistir por lesión.

«A la actividad acudieron casi 500 niños, entre los que había un grupo de ellos con discapacidad que disfrutaron de más de dos horas de juegos con estos jugadores que son un referente y que les enseñaron cuales son los valores del deporte; el compañerismo, el trabajo en equipo… Una actividad destinada a eso, a que se diviertan y a que aprendan estos valores» nos contaba José Manuel Díaz, presidente del club guardense.

«Conseguimos la actividad a través de nuestro entrenador, Eloy, que tiene amistad con el representante de Inter Movistar y surgió la idea de que vinieran en alguna fecha, se habló y negoció durante meses y al final les hemos podido traer ahora» afirmaba Díaz, «estamos muy contentos con la acogida que ha tenido la actividad, estuvo muy bien y los pequeños se divirtieron mucho que al final es de lo que se trataba».

En cuanto a la asistencia de los pequeños, el presidente nos contaba que «han venido de muchos lugares de la provincia, aunque sobre todo de Guardo y Velilla del Río de Carrión, había niños de varios colegios como el CEIP El Otero, CEIP Las Rozas, CEIP Vegarredonda, Nuestra Señora de los Areños (Velilla del Río Carrión), CEIP Virgen del Brezo (Santibañez de la Peña) y un grupo de personas del Centro de Educación Especial Fundación Personas» .

El propio técnico del Inter Movistar, Tino Pérez, valoraba muy positivamente la actividad; «Es un gran proyecto, una labor social y educacional importante que hace aún más grande a nuestro club. Nunca había vivido algo parecido, es una forma diferente de hacer cercano nuestro deporte y hacérselo llegar a los niños que además nos alegran la mañana. Merece la pena el esfuerzo y hacer kilómetros para ver a los niños sonreír y aclamar a los jugadores…para nosotros es un gran premio”