El Servicio de Pediatría del Hospital Universitario de Burgos (HUBU) incorpora la terapia asistida con animales, en este caso perros, gracias al proyecto denominado ‘Vitamina de 4 patas’.

Este proyecto, destinado a los niños ingresados en la 4ª planta del HUBU, comenzó su primera sesión con dos perros el pasado martes 9 de abril, gracias a un acuerdo de colaboración con la asociación burgalesa Mil Encinas, especialista en terapias asistidas con animales.

Para poder insertar esta terapia, los profesionales a cargo de los niños ingresados recibieron durante meses una formación específica para poder conocer los protocolos pertinentes y el funcionamiento del nuevo sistema, garantizando así su correcta ejecución y el bienestar de los menores.

Estas sesiones, con la que se espera ayudar en la recuperación de los pacientes, se llevarán a cabo dos días al mes.

Varios estudios explican cómo este tipo de terapias contribuyen a reducir el estrés y mejorar el estado de ánimo de los niños. Según dichos análisis, la presencia de los canes crea un ambiente positivo en los entornos hospitalarios, ofreciendo cierto alivio emocional a las personas con problemas de salud que se encuentran ingresadas.