El Embutidos Pajariel lo intentó durante los cuarenta minutos pero terminó cayendo en casa ante el Clarinos Tenerife por 55 a 61 en casa.

El Embutidos Pajariel llegaba a este encuentro con la moral renovada tras haber logrado la primera victoria en casa, y prueba de ello fue el primer cuarto de las leonesas en el que no se dejaron llevar por el arreón visitante y se impusieron por 17 a 15.

Un parcial 6-0 al comienzo del segundo acto animaba a los asistentes a las gradas que veían posible una segunda victoria. El partido continuó con gran intensidad pero el Clarinos fue recortando la diferencia marcada por las locales poco a poco hasta llegar al descanso un punto por delante (28-29).

La igualdad reinó en el tercer acto donde las diferencias en el marcador tan sólo oscilaban entre uno y dos puntos. Tan sólo cinco puntos al final del acto de las visitantes abrió una pequeña brecha en el marcador antes de llegar a los diez minutos definitivos (41-45).

Amplió un poco más la distancia el conjunto tinerfeño cuando apenas había comenzado el último período. Llorente, que estaba realizando un gran trabajo, frenó las aspiraciones visitantes pero su buen hacer, unido al de Salas, no fueron suficientes para retener la victoria que finalmente viajó hasta Tenerife en un encuentro que estuvo muy igualado y en el que, pese a la derrota, la mejora en el juego del equipo castellano leonés es más que evidente.