@FSCuellar

Tras la Semana Santa se reanuda la competición en la Segunda B de fútbol sala. El sábado a las 18:30 en Santa Clara el FS Mariano Rico Cuéllar tiene una nueva oportunidad de certificar matemáticamente la permanencia en la categoría una temporada mas, cuando aun restan cinco jornadas para el final de la liga. La tarea se presenta complicada puesto que debe vencer al Lauburu Ibarra que llega a Santa Clara con la imperiosa necesidad de los tres puntos para seguir aspirando al título.

Partido muy complicado el que tendrá que afrontar este sábado el FS Mariano Rico Cuéllar ante un rival que se juega muchas de sus opciones de continuar en la pelea por el título.

El conjunto vasco ya partía al inicio de la temporada como uno de los gallitos del grupo y así lo está demostrando puesto que llegan a estas últimas jornadas en el segundo puesto y con opciones de luchar por el título ya que están solo a cinco puntos del líder. Mantienen la plantilla de la pasada campaña, que terminaron en tercera posición, por lo que se conocen a la perfección ya que gran parte del equipo lleva varios años junto. Combina veteranía y experiencia con muy buenas individualidades, en uno de los equipos que practica un juego alegre con presión alta, siempre buscando la portería contraria y con un contragolpe mortal. Además tienen muy bien trabajada la estrategia y el juego de cinco.

En la ida los piparreros se llevaron la victoria por 8-3, en un choque que los cuellaranos llegaron a ir dominando 1-3. Como ya hemos dicho Ibarra llega a este partido en segundo lugar tras imponerse por 8-4 a Santurtzi y aprovechar los pinchazos de los rivales que tenían por delante.

El FS Mariano Rico Cuéllar quiere dejar sellada la salvación lo antes posible y esta jornada depende de sí mismo para lograrlo porque si consigue los tres puntos habrá certificado la permanencia, pero incluso empatando o perdiendo también lo puede lograr aunque dependería de los resultados de otros partidos.

Tras el parón y de no poder entrenar en Santa Clara hasta el jueves debido a la fiesta de Castilla y León, por lo que tuvo que trasladarse a la localidad de Campaspero para preparar este difícil compromiso. Oliver Fraile busca que su equipo vuelva a ser el de hace tres jornadas ya que acumula dos derrotas consecutivas en dos choque en los que el equipo estuvo muy relajado, cometiendo muchos errores infantiles que terminó pagando caro. Así que para lograr vencer a un equipo como Ibarra deben volver a ser competitivos los cuarenta minutos mejorando tanto en labores ofensivas como en defensivas.

Oliver Fraile recupera para este choque a Cano y Dani por lo que tendrá a toda la plantilla disponible con la duda de Valco.